Hacienda aumentará el impuesto al diésel, que en Galicia ya es el más caro de la península

Acercará su carga fiscal a la de la gasolina y dará un vuelco a los impuestos “verdes”

gasolina-en-diesel-coche-kHAE--620x349@abc

El Gobierno central prepara una nueva vuelta de tuerca en materia de impuestos. El ejecutivo planea una amplia reforma que giraría sobre dos ejes. El primero, en línea con la ofensiva de las autoridades contra el diésel, sería elevar los tributos que recaen sobre este carburante y que amenazan con un nuevo encarecimiento de este carburante, que en Galicia registra los precios más altos de toda la península. El segundo, una armonización de los impuestos medioambientales actualmente en manos de las comunidades autónomas con el objetivo de evitar las fuertes variaciones que existen en la actualidad entre unas regiones y otras.

El ministerio de Hacienda aspira a matar dos pájaros de un tiro. Bajo el paraguas de la preservación del medio ambiente, la medida lograría impulsar las maltrechas arcas públicas con un subida de los ingresos fiscales y, de paso, combatiría el diésel con el ataque a uno de sus principales atractivos: su menor carga fiscal. Y es que en Galicia, donde el tramo autonómico del impuesto sobre hidrocarburos se sitúa en el máximo legal (4,8 céntimos por litro), repostar un litro de gasolina con plomo obliga a un desembolso de 48,2 céntimos en impuestos, mientras que si el vehículo es diésel esta cifra se reduce hasta los 35,5 céntimos.

La decisión del Gobierno de incluir esta medida en la reforma de financiación autonómica que recoge el diario El País ha puesto en pie de guerra a las asociaciones de transportistas, que prevén que este impuesto acabe recayendo sobre las espaldas de los usuarios en forma de mayores precios -excepto a los dueños de camiones de más de 7,5 toneladas, a los que se les acaban devolviendo estas cantidades-. Una situación que agravaría el problema que ya se vive en Galicia, en donde el gasóleo cotiza, de media, a 1,178 euros el litro en las gasolineras. Se trata de un sobreprecio de 5,4 céntimos el litro respecto a lo que se paga en el resto del Estado (un 4,8% más).

El alza fiscal previsiblemente elevará aún más la recaudación de este tributo en Galicia. Los presupuestos de la Xunta recogen la previsión de ingresar 571,48 millones de euros en esta partida (de los cuales 482,9 millones se corresponden al tramo estatal y los 88,5 millones restantes, al autonómico. Solo este gravamen sobre los combustibles sostiene el 5,3% de los 10.724 millones de euros que la Xunta tiene previsto gastar a lo largo de 2018.

La reforma de Hacienda se completaría con un giro a los impuestos medioambientales, que pretende homogeneizar de manera progesiva. La intención del departamento dirigido por Cristóbal Montoro sería establecer unos tipos máximos y mínimos para evitar los fuertes contrastes que se dan en la actualidad. Esta reforma afecta a los cinco impuestos verdes que aplica Galicia en la actualidad y con los que logró recaudar 88,2 millones de euros a lo largo del 2016. Esta cantidad supone el 0,82% del total de ingresos registrados por la comunidad durante el ejercicio.

Dentro de los impuestos medioambientales, la mayor parte se la lleva el canon de saneamiento del agua. Este tributo que grava el consumo de agua aportó solo en el año 2016 47,1 millones de euros. Los siguientes tributos verdes que más aportaron a las arcas de la comunidad fueron dos que tienen en el foco a las compañías eléctricas. Se trata del canon eólico, que dejó 23,2 millones de euros, seguido del impuesto a la agua embalsada, que contribuyó a los ingresos autonómicos con 13,9 millones de euros. por último, aunque de menor impacto, se sitúa el impuesto por contaminación atmosférica (3,9 millones de euros).

Faro de Vigo

Últimas noticias