Afectados por la ley del taxi de Valencia piden reabrir el plazo para adaptar licencias

TAXIS-VALENCIA

La Plataforma de afectados por la nueva ley del taxi ha presentado una queja ante el Síndic de Greuges en el día en que vence el término marcado por la nueva ley para adaptar la segunda y tercera licencia del taxi, y ha solicitado que se reabra el plazo en defensa de los derechos del colectivo.

Este ha recibido la negativa a un aplazamiento tanto de la Conselleria como del grupo socialista en Les Corts pese a que el acuerdo político que pedía el colectivo “únicamente consistía en retrasar los plazos de seis meses marcados por la nueva ley del taxi” para llevar a cabo adaptaciones, “mientras esperaban la decisión de la Comisión Bilateral sobre la posible inconstitucionalidad de prohibir la acumulación de licencias”.

En un comunicado, el colectivo ha denunciado que, vencido ya el plazo y al no haberse aprobado una moratoria, ningún taxista con más de una licencia va a poder adaptar su vehículo a partir de este lunes.

“Algunos taxistas del Área de Prestación Conjunta de València, debido a trámites burocráticos y de autorización de préstamos, no han llegado a tiempo de entregar la documentación para la adaptación de la segunda o tercera licencia. ¿Eso quiere decir que van a tener que anular todo porque ya no van a poder presentarlo?”, ha apuntado la presidenta de la Plataforma, Isabel Segura.

A quienes sí han decidido adaptar, “¿quién va a devolverles esta importante inversión que han hecho si al final la Comisión Bilateral entre el Gobierno central y la Generalitat determina que es inconstitucional prohibir que un taxista tenga más de un vehículo?”.

La Plataforma ha destacado que “el Consell se enfrenta al pago de cuantiosas indemnizaciones por los daños y perjuicios generados al colectivo por su pronta aplicación sin esperar a saber si el punto se retira por inconstitucional”.

“La Generalitat ha actuado precipitadamente y ha querido utilizar a los taxistas con más de una licencia para poder cumplir con el 5 % de vehículos adaptados que le exige la Unión Europea, pero no lo ha logrado porque, aparte de aquellos que no han llegado a tiempo de presentar la documentación, somos muchos otros los que estamos a la espera de conocer el resultado de la comisión”, ha agregado la presidenta de la Plataforma.

Segura se ha quejado asimismo de que “está en juego el futuro de más de 300 familias que dependen sólo del sueldo del taxi” y que “no tiene sentido comprar furgonetas diésel para adaptarlas ahora cuando en breve Europa las va a prohibir en las grandes ciudades por su alta contaminación?.

Además, el colectivo ha pedido que los taxistas puedan ser uno de los colectivos profesionales que opte al programa piloto de Ford, la Generalitat y el Ayuntamiento de València para la circulación de las primeras furgonetas híbridas enchufables en la ciudad, que apuesta por la movilidad sostenible y el medio ambiente.

La Vanguardia

Últimas noticias