La provincia de A Coruña tiene 190 licencias tipo Uber, el 71% de las que operan en Galicia

Los permisos de vehículos con conductor suman 267 en la comunidad y doblan el cupo legal permitido – Los taxis piden un registro que concrete las zonas de servicio

Captura de pantalla 2018-05-16 a las 9.02.05

Los medios de transporte para facilitar la movilidad en las grandes ciudades se están transformando a un ritmo vertiginoso. Cada vez es menos habitual ver a alguien en la calle con la mano en alto para parar a un taxi y cada vez son más las personas que piden un coche con conductor a través de una app instalada en su teléfono su móvil y sin necesidad siquiera de disponer de efectivo. Los taxis ven peligrar su negocio ante la proliferación de Uber y Cabify, empresa que crecieron al amparo del vacío legal existente. La Xunta ultima el decreto que regula los vehículos turismo con conductor (VTC). En la comunidad autónoma, sin embargo, las licencias tipo Uber ya ascienden a 267 y duplican el cupo legal permitido -de un permiso por cada treinta de taxis-, debido a que fueron otorgadas de forma obligada para dar cumplimiento a sentencias judiciales.

Casi todas se concentran en la provincia de A Coruña (190, el 71% de total en Galicia), mientras que en Pontevedra solo se concedieron 44, lo que representa el 16%. En Ourense y Lugo el número de licencias de VTC es casi residual. Una veintena en el primer caso y 13 en el segundo.

Los Uber pueden operar por toda Galicia e incluso prestar servicios fuera de la comunidad autónoma siempre que no supongan más del 20% de su facturación. En cualquier caso, el principal radio de acción de este tipo de vehículos con conductor está en las ciudades.

La Xunta ya advierte de que no concederá ni una sola licencia más por iniciativa propia, pero sí podría incrementarse el número si hay nuevas sentencias. El origen de la polémica está en la ley Ómnibus aprobada por el Gobierno socialista en 2009, que liberalizó el sector y dejó sin efecto la limitación de una licencia VTC por cada 30 de taxi. Aunque el Gobierno del PP restableció en 2013 el tope legal, hubo un resquicio legal de cinco años en el que las comunidades denegaron permisos y las empresas acudieron a reclamar a los juzgados. En Galicia todas las licencias concedidas proceden de sentencias judiciales.

“Nuestra preocupación fundamental es que los servicios de transporte público ofrezcan garantías plenas a los usuarios y que los profesionales no se vean perjudicados por situaciones de competencia desleal”, según explican desde la Consellería de Infraestruturas.

El decreto que regulará los vehículos con conductor se encuentra en su última fase de tramitación. Establece que estos coches deberán llevar un distintivo que los identifique y se creará un registro.

Registro de zonas

El presidente de Fegataxi, Manuel Sánchez Quindimil, reclama además que este registro se concreten, no solo los vehículos con conductor que prestan servicio de transporte, sino también en qué zonas operan. “Necesitamos saber qué servicios prestan y dónde los hacen”, demanda.

Pero además los taxistas gallegos también apuestan por la innovación para no quedarse atrás. La Lei do Taxi en Galicia recoge la posibilidad de dar un uso compartido al taxi, es decir, que pueda recoger a varios usuarios y, de esa manera, se abaraten los precios. En Vigo, por ejemplo, se está negociando con el Concello la implantación de este sistema. Consistiría en que, mediante una aplicación de fácil uso, los usuarios de taxi que vayan a coincidir en un recorrido similar puedan reservarlo de manera conjunta. Además la Consellería de Infraestruturas planea utilizar taxis compartidos para dar servicio en el rural. Ya se recogió esta opción en los pliego del Plan de Transporte en 2017 y el próximo año se ampliará.

Y además están innovando en la forma de pedir un taxi. En A Coruña ya funciona un app en el móvil para pedir un servicio y en Vigo se puede hacer a través del WhatsApp.

Opinión Coruña

Últimas noticias