Bruselas expedienta a España por no desplegar “íntegramente” el sistema eCall

Desde el pasado 31 de marzo todos los coches nuevos que salieran de fábrica debían tener de forma obligatoria el denominado sistema eCall, es decir, el sistema automático de llamada de emergencia en caso de accidente. Pues bien, la Comisión Europea acaba de anunciar que ha abierto a España un expediente por no ofrecer la infraestructura necesaria para que el sistema eCall funcione correctamente.

Según informa Europa Press, el expediente abierto por Bruselas obedece a que nuestro país no ha desplegado “íntegramente” toda la infraestructura necesaria con centros habilitados y preparados para gestionar las llamadas de emergencia automáticas que emiten los vehículos en caso de producirse un accidente.

La Comisión Europea indica que una falta de despliegue adecuado en esta infraestructura incumple la normativa europea. Desde Bruselas se ha dado un periodo de prórroga de dos meses para mejorar la situación. Pasados esos dos meses, si la infraestructura de nuestro país continúa teniendo deficiencias, Bruselas podría remitir el asunto al Tribunal de Justicia de la UE.

ASÍ FUNCIONA EL SISTEMA ECALL DE LOS COCHES

El sistema eCall o de llamada automática de emergencia en caso de accidente de un automóvil funciona de la siguiente manera. En primer lugar, para que esta tecnología de seguridad pueda funcionar, el vehículo ha de tener una serie de sensores (en el control de estabilidad y en los airbags) que efectivamente certifiquen que el vehículo ha tenido un accidente. En ese caso, se activa de forma automática el envío de la llamada de emergencia. De forma paralela, el sistema eCall también va provisto de un botón en el habitáculo para que el propio conductorpueda pulsarlo manualmente en caso de situación de emergencia.

Una vez enviada la llamada de emergencia emitida por el sistema eCall, una red inteligente de telecomunicaciones otorga prioridad a este tipo de llamadas para su recepción y atención. Esta recepción se realiza a través de un operador del centro intermedio de respuesta PSAP (punto de respuesta de seguridad pública) de la DGT que a su vez recibe un mensaje MSD con datos del vehículo implicado en el accidente y la localización donde se ha producido.

Tras localizar el lugar del accidente en el que se ha visto implicado el coche, el PSAP transfiere la línea de voz y los datos a los servicios de emergencia del 112 para que movilice los recursos necesarios (ambulancias, bomberos, policía…). De forma paralela y simultánea, el Centro de Gestión de Tráfico recibe un aviso para que active medidas de regulación mediante paneles luminosos de mensaje variable.

Autopista.es

Últimas noticias