Carmena veta a 6.483 taxistas con vehículos diésel etiqueta verde (C), impidiéndoles trabajar en episodios de contaminación

AGATM también denuncia la propuesta municipal de habilitación de paradas para las VTC en episodios de contaminación. La norma estatal las prohíbe

La AGATM, presidida por Miguel Ángel Leal, considera que los más de 6.000 taxistas que optaron por comprar vehículos con la etiqueta verde C y contribuir al medio ambiente para poder trabajar en estados de alta contaminación han sido engañados por el Ayuntamiento de Madrid.

El consistorio ha establecido medidas como la “prohibición de la circulación de taxis libres y de vehículos de arrendamiento con conductor (VTC) cuando no estén en servicio, excepto Eurotaxis y vehículos que tengan la clasificación de ‘Cero Emisiones’ o ‘ECO’ en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico en función de las emisiones, en todo el término municipal” en su reciente protocolo de actuación para episodios de contaminación por dióxido de nitrógeno en la ciudad de Madrid, que acompañará en su implantación a la Ordenanza de Movilidad Sostenible.

A juicio del presidente de AGATM, “esta medida perjudica injustamente al taxi diésel durante el periodo transitorio que se abre a la obligación de electrificación que pidió el propio sector, por lo que supone un paso equivocado del Gobierno de Carmena contra el sector del taxi”.

Esta situación ahonda en los problemas del colectivo en la capital, que ve cómo cada día más marcas de coches le dan la espalda al sector y al taxista le dejan solo las opciones “low cost” para comprar un vehículo de gas o afrontar un desembolso de coches que superan los 24.000€, un desembolso económico que muchos taxistas no pueden realizar.

Leal considera que “el Ayuntamiento de Madrid no ha entendido que la reciente sentencia del Tribunal Supremo sobre las VTC declara al taxi como servicio público de interés general y forma parte de la movilidad de la ciudad, por lo que no puede ser equiparado a servicios de particulares o a las VTC”.

Asimismo, desde la AGATM recuerdan al Consistorio que el taxi ha pasado de contaminar un 8% al 4% en la ciudad de Madrid y que esa reducción ha sido gracias a las autónomas y autónomos que han cambiado de vehículo durante estos últimos 4 años con apenas subvenciones. Por eso, insisten en solicitar al Ayuntamiento de Madrid que no criminalice a los 6.483 taxistas que han comprado un coche con etiqueta verde sabiendo que cumplía la anterior ordenanza, al igual que pedimos una moratoria para los 2.607, que aún mantienen etiqueta B, para que puedan trabajar libremente hasta renovar flota.

“De aplicarse el protocolo tal cual se propone las consecuencias dentro del sector pueden ser graves por que supone la prohibición de circular libres al 70% de la flota”, sentenció Leal.

AGATM denuncia la propuesta municipal de habilitación de paradas para las VTC en episodios de contaminación, al señalar el protocolo que “los vehículos de arrendamiento con conductor (VTC) en servicio (con viaje previamente contratado) que no tengan la clasificación de Cero Emisiones o ECO en el Registro de Vehículos de la Dirección General de Tráfico en función de las emisiones, podrán estacionar en las plazas azules del SER siempre y cuando el motor esté apagado y el conductor esté presente esperando al cliente que ha solicitado el servicio”, recordando que la norma estatal lo prohíbe taxativamente al declarar que “los vehículos adscritos a las autorizaciones de arrendamiento de vehículos con conductor no podrán, en ningún caso, circular por las vías públicas en busca de clientes ni propiciar la captación de viajeros que no hubiesen contratado previamente el servicio permaneciendo estacionados a tal efecto”.

Fedetaxi

Últimas noticias