Fedetaxi se opone de nuevo a Uber en el TS para defender el control telemático de los viajes en la aplicación

Fedetaxi defiende las medidas del Gobierno encaminadas a facilitar el control de las plataformas digitales por parte de los servicios de inspección

Frente al recurso contencioso-administrativo de la plataforma holandesa UBER B.V del reciente Real Decreto 1076/2017, de 29 de diciembre, aprobado por el anterior Gobierno para ordenar y controlar la selva en que se ha convertido el sector del arrendamiento de vehículos con conductor (VTC), la organización representativa de los taxistas de España, Fedetaxi, ha plantado cara y se ha opuesto al mismo ante el Tribunal Supremo.

Fedetaxi se suma así al Ministerio de Fomento en la defensa del interés general de los usuarios. Por el contrario, UBER B.V. pretende con este nuevo litigio evitar el control de los servicios de las VTC por parte de las Comunidades Autónomas, lo que resulta especialmente grave ante datos como los trasladados por el resultado del Plan de Inspección de Transportes. Éste refleja que, solo en la Comunidad de Madrid, las empresas de VTC han incrementado el número de sanciones en un 220% en el periodo 2015-2017.

“Consideramos que unos datos oficiales como los ha dado a conocer la Comunidad de Madrid, con más de 4.000 expedientes sancionadores incoados sobre un total de 10.000 controles a las VTC en dicha Comunidad, hacen sorprendente que empresas como UBER tengan la desfachatez de negar la alta tasa de infracción de estos servicios e impugnen las normas que pretenden asegurar un control efectivo de las aplicaciones de viajes en VTC y litiguen contra la creación de un Registro digital estatal de los servicios que se prestan con estos vehículos”, aseguró Miguel Ángel Leal, presidente de Fedetaxi.

En el marco de este pleito, el Tribunal Supremo ya denegó a UBER B.V. la suspensión de la norma que prohíbe la transmisión de las licencias VTC durante dos años desde su otorgamiento para evitar la especulación y las actividades de “ingeniería societaria” que estaban generando una burbuja en el sector de las VTC. Ésta ha sido también bastante pinchada por la reciente Sentencia del Alto Tribunal de 4 de junio que refrendó la regulación restrictiva de estos servicios que había llevado a cabo el Gobierno de Rajoy en 2015, tras el paréntesis liberalizador de la Ley Ómnibus del anterior Gobierno de Rodríguez Zapatero.

En este nuevo episodio de guerra judicial, ni Unauto ni Cabify se han unido a Uber en sus pretensiones, si bien la CNMC, el organismo que preside Marín Quemada, sí se ha sumado a los deseos de desregulación de esta plataforma digital. Esto supone una toma de partido injustificable por parte de un organismo regulador ejerciendo una presión adicional para intentar frenar la adopción de algunas medidas que se están tomando por parte de las CC.AA y ayuntamientos. Dichas medidas pretenden impulsar la regulación del sector del arriendo con conductor y otras medidas pro-competitivas que defiende Fedetaxi con el fin de posibilitar el taxi compartido y las tarifas cerradas y flexibles en los servicios precontratados mediante aplicaciones para smartphones o emisoras, con el objetivo de nivelar el marco de competencia entre el servicio de taxis y VTC a favor de los usuarios del servicio público.

Según Leal, “era previsible la pataleta de la CNMC frente a una normativa que exige un mínimo control a sus ‘protegidos’, pero Fedetaxi está preparada para defender nuevamente ante el Tribunal Supremo la necesidad de mayor control de las VTC y eliminar el intrusismo y la competencia desleal en que incurre el modelo de negocio que promueven estas plataformas de falsa economía colaborativa y que se ha evidenciado en los últimos años”.

Esta reacción de la CNMC se produce tras el varapalo que efectúo a las tesis liberalizadoras de Uber y la propia CNMC, la Sentencia del pasado 4 de junio de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo que mantiene las restricciones a la actividad de los vehículos VTC con el consiguiente respaldo a Fomento y Fedetaxi. El presidente de los taxistas reiteró que “las más de 100.000 familias a las que el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, ha puesto en riesgo de ruina por sus tesis fanáticas a favor de Uber y Cabify, ya desmentidas primero por el Tribunal de Justicia Europeo y ahora por el Tribunal Supremo, esperan su dimisión y no van a dejar de exigirla hasta ver asumidas responsabilidades”.

Fedetaxi

Últimas noticias