La Xunta aprueba el primer reglamento del taxi de Galicia

Todos los vehículos con licencia VTC de la comunidad gallega deberán llevar un distintivo identificativo

taxi-galicia

El Consello de la Xunta de Galicia aprobó ayer el Reglamento de la Ley 4/2013, del 30 de mayo, de transporte público de personas en vehículo de turismo de Galicia, que ofrece, por primera vez, la posibilidad de autorizar a los taxis a ofrecer a los usuarios servicios compartidos, una actividad que no estaba regulada de forma expresa mediante un texto normativo.

El reglamento viene a desarrollar el contenido de la conocida como ley del taxi de Galicia, con el objetivo de incidir en la seguridad jurídica y en las facilidades administrativas para los profesionales del sector y, de igual modo, mejorar la experiencia de los usuarios. Este reglamento incluye la habilitación a los ayuntamientos gallegos, mediante ordenanza municipales, para poder autorizar el servicio compartido del taxi y que los taxistas puedan cobrar por plaza, especialmente, en aquellas zonas de baja densidad de población, tráfico débil y de difícil acceso. Tal y como explicó ayer el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, se trata, por ejemplo, de que “cuatro personas que no se conozcan puedan compartir un taxi para acudir al centro de salud”, dividiendo el pago total de la carrera.

En relación a los vehículos de alquiler con conductor (VTC), el decreto regulara los únicos aspectos que son competencia de la Xunta de Galicia, entre ellas la obligación de identificar mediante un distintivo específico los vehículos que realicen este tipo de servicios. Desde la Xunta confirmaron que ya está en tramitación una orden específica y también recordaron que demandan que el Gobierno central “establezca un marco regulatorio claro que haga posible cumplir la ratio legal prevista de 1 licencia VTC por cada 30 de taxi”.

Simplificación administrativa

El reglamento ofrece, asimismo, una “simplificación administrativa” y “una mayor seguridad jurídica” a los profesionales del taxi, respondiendo así a una reivindicación de un sector en el que intervienen tanto la Xunta como los ayuntamientos.

Así, el decreto “refuerza la vinculación y coordinación” entre los títulos administrativos habilitantes para la prestación de servicios de taxi, la licencia municipal para servicios dentro del término municipal y la autorización autonómica para servicios interurbanos.

De esta forma, el beneficiario hará una única solicitud ante una plataforma electrónica, ante el ayuntamiento, que produce automáticamente el inicio del expediente municipal y del autonómico, y deberán concluir en la emisión de las dos resoluciones, garantizando la coherencia entre ellas.

Entre otras novedades, el decreto desarrolla la creación de las áreas territoriales de prestación conjunta, ámbitos definidos por dos o más ayuntamientos limítrofes, entre los que se produzca influencia recíproca entre los servicios de taxi. El área asumiría las competencias que correspondían a los ayuntamientos que la integren y los taxis podrán hacer sus servicios en el conjunto de su territorio.

Número de licencias

El presidente de la Xunta informó, de igual modo, que el decreto desarrolla la ley del taxi, por lo que el número máximo de licencias por ayuntamiento estará fijado en función de su población, aunque será posible modificar esa cuota en virtud de “circunstancias concretas de un municipio”. Para hacerlo, el municipio deberá elaborar un estudio que justifique técnicamente la necesidad de licencias y remitirlo a la Dirección Xeral de Mobilidade, que emitirá el informe correspondiente.

Derechos de los usuarios

En cuanto a los usuarios, el reglamento les reconoce el derecho a obtener ayuda para acceder al vehículo, así como para cargar y descargar el equipaje; y el transporte de sus equipajes o pertenencias, pudiendo portar gratuitamente en el maletero del vehículo un bulto por usuario, con la limitación de la capacidad de dicho maletero. Los usuarios podrán también decidir sobre el funcionamiento del aire acondicionado o la calefacción en un vehículo y sobre el volumen de la radio y los profesionales estarán obligados a disponer de un cambio en efectivo de 50 euros.

Características de los vehículos

El proyecto incide también en las características de los vehículos, introduciendo como novedades que los coches de más de 7 plazas (8 y 9), incluido el conductor, deberán disponer de una plaza adaptada para el transporte de personas en silla de ruedas. Estos coches deberán tener un mínimo de cuatro puertas y 330 litros de capacidad de maletero, además de estar dotados de dispositivos de calefacción y aire acondicionado. En cuanto a la antigüedad, no podrán superar los 12 años en ayuntamientos de hasta 20.000 habitantes o en el caso de taxis adaptados, y diez en los municipios que superen esa población.

Últimas noticias