Diez personas, entre ellas un taxista, han muerto en las inundaciones de Mallorca

Un niño de cuatro años, al que su madre no pudo salvar, se encuentra desaparecido

La prioridad de los equipos de rescate que trabajan en la comarca de Sant Llorenç, asolada ayer por lluvias torrenciales, se centra en buscar a este niño. Por la tarde se confirmaba el hallazgho de otra víctima mortal, con lo que el número de fallecidos se eleva ya a diez. Todas las casas del pueblo han sido revisadas esta noche y no se han hallado más víctimas, por lo que se supone que los desaparecidos se hallan en el torrente y dentro de los coches.Las inundaciones han causado al menos diez muertos. Tres personas fallecieron en Sant Llorenç; otras dos en Artà, entre ellas el exalcalde de la localidad Rafel Gili, que fue hallado en su casa a las afueras de la localidad. En s’Illot han sido localizados los cadáveres de una pareja de turistas británicos en el interior de un taxi sumergido en el torrente del municipio y unas horas después los equipos de rescate localizaron en la misma zona el cuerpo sin vida del taxista. Los últimos cadáveres aparecían en la zona de Son Carrió.

Los equipos de rescate siguen trabajando en la búsqueda de al menos cinco personas que, según algunas fuentes, aún están desaparecidas tras las inundaciones sufridas el martes por la localidad mallorquina de Sant Llorenç des Cardassar y sus alrededores. En el municipio ya están trabajando efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) que van a colaborar con los equipos de rescate mallorquines, que han actuado en la zona durante toda la noche. El despliegue militar está compuesto por 80 personas del III Batallón de la UM de Valencia, así como personal y vehículos de la Comandancia Militar de Baleares.

A las 8,30 estaba prevista una reunión del gabinete de crisis en la sede del 112 de Palma, que estará presidida por la presidenta del Govern Francina Armengol.

Las tormentas desataron en esta parte de Mallorca 220 litros por metro cuadrado, que desbordaron la capacidad de los torrentes y anegaron casas, carreteras y campos. Según fuentes del Govern, las previsiones no indicaban unas lluvias tan fuertes, aunque buena parte de la isla estaba bajo alerta amarilla.

Sant Llorenç se encuentra parcialmente incomunicada y los trabajos de auxilio se centran en abrir todas las rutas, buscar a más víctimas y paliar los daños de la torrentada.

Armengol tiene previsto acudir esta mañana a la zona, para interesarse por las víctimas. El Govern podría declarar al municipio zona catastrófica para abrir una línea de ayudas. Los daños se prevé que sean millonarios, a parte de las pérdidas de vidas humanas.

Alrededor de un centenar de damnificados han pasado la noche en un polideportivo de Manacor, habilitado como refugio provisional. Otras 120 personas han sido acogidas en otras instalaciones deportivas.

Diario de Mallorca

Últimas noticias