El Ayuntamiento de Madrid baraja implantar un modelo único de taxi

Carmena ha encargado dos informes para abordar una modificación en la ordenanza el próximo mandato, que incluiría también un cambio en el sistema horario

taxi madrid

Gobierno municipal de Madrid estudia la conveniencia de implantar un sistema de control horario de la actividad de los taxistas, y también un modelo único de taxi. Para analizar pros y contras de estas medidas, ha encargado informes técnicos que ahora está haciendo llegar a las organizaciones del sector para conocer cuál es su criterio sobre el asunto.

Desde el equipo de Carmena advierten que no tienen previsto actuar sobre el control del horario del taxi durante este mandato: haría falta una modificación de la Ordenanza Municipal del Taxi y no da tiempo a llevarla a cabo antes de las elecciones. En todo caso, apuntan también, este tipo de actuaciones tienen que conectarse con las modificaciones normativas en el servicio del taxi que está a punto de aprobar la Comunidad de Madrid.

Horizonte: 2020

El informe sobre el establecimiento de un modelo único de taxi en la ciudad de Madrid ha tenido en cuenta ejemplos a seguir como los de Nueva York, Londres o Tokio. Con 2020 como horizonte de ejecución, el documento concluye que tendría ventajas «a todos los niveles» para el sector pero su implantación tendría que vencer una primera barrera: «las reticencias de los fabricantes». Éstos también han sido consultados en el documento, y aluden para rechazar la idea a razones operativas, de producción, de renovación o a las dificultades para incorporar rápidamente innovaciones a un hipotético modelo de taxi único.

Por su parte, el sector de taxi ve con buenos ojos este planteamiento: «Es una cuestión muy interesante, aunque hay problemas para implantarlo por los intereses particulares de las casas comerciales», reconoce a ABC el presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid, Julio Sanz. «Una de las conclusiones del estudio es llegar, precisamente, a la implantación de un modelo único que eleve la calidad, los parámetros técnicos y medioambientales para llegar a un modelo de excelencia. Si no se pudiera llegar a ese modelo único, al menos, sí que queremos que se eleven las dimensiones y medidas de calidad para que ofrezcamos los mejores vehículos», argumenta.

El informe sugiere avanzar, de forma gradual y consensuada con el sector, hacia un modelo de homologación de excelencia, con varios tipos de vehículos que incorporen prestaciones, equipamientos y requerimientos que aumenten la calidad del servicio en seguridad, ergonomía, respeto al medioambiente o accesibilidad.

Mejores condiciones laborales

Por lo que se refiere al control del horario de la actividad del taxi, el estudio gira en torno a la conveniencia de establecer una regulación que favorezca las condiciones laborales de los conductores, y en concreto de los asalariados del taxi, el eslabón más débil del sector.

Este sistema podría seguir el ejemplo de otros que ya se aplican en países del entorno. Como París, donde funciona el «horodateur», un dispositivo situado en la parte trasera del vehiculo, en lugar visible, y que muestra las horas pendientes para la finalización del servicio diario del conductor. En Suiza, los taxis cuentan con tacógrafos, y en Países Bajos cuentan con un ordenador de a bordo que registra los periodos de trabajo y descanso del conductor. Otro ejemplo es Bilbao, donde el taxímetro sólo funciona durante las horas máximas de trabajo permitidas: 10 por jornada. Madrid tiene una regulación que fija un máximo de 16 horas diarias de prestación del servicio, pero no especifica el «tope» que un conductor puede estar al volante de este servicio público.

En todo caso, el informe puntualiza que si se aplica, se haga de forma universal, tanto en taxis como en VTC, para «evitar distorsiones a lacompetencia y el libre mercado». De acuerdo con el Informe Técnico sobre la realidad del taxi de Madrid (2017), la jornada diaria media es de 11,69 horas de trabajo.

Los taxistas también creen que esta medida puede ayudar a «mejorar sus condiciones laborales» y, por tanto, la «calidad del servicio. Los profesionales confían en que «los datos del informe justifican el cambio» y que si «hay voluntad política, se puede alcanzar».

ABC

Tagged with:

Últimas noticias