La Guardia Urbana y los Mossos d’Esquadra, con dificultades para sancionar a los coches de Cabify

Los agentes no pueden sancionar porque los conductores no están obligados a llevar un registro de viajes para controlar que cumplen los 15 minutos de precontratación

cabify desleal

El decreto de la Generalitat, que se aprobó en enero tras las protestas de los taxistas de Barcelona, obliga a las VTC, entre otras medidas, a precontratar el servicio con 15 minutos de antelación. Pero los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana están encontrando problemas para sancionar a los conductores que incumplen la normativa.

El motivo es que, para sortear la dificultad que supone para su negocio, Cabify solicita a los usuarios que firmen un contrato anual, gratuito y prorrogable, mediante el cual sólo están obligados a reservar con un margen de tiempo el primer viaje.

La reacción de la Generalitat a este truco legal no se hizo esperar. Tal y cómo se contó este martes en ECD, el Departamento de Territori ha dado orden a los Mossos d’Esquadra de que detengan cualquier vehículo quelocalicen circulando sin pasajero por las calles de la capital Condal.

Los mossos, en colaboración con la Guardia Urbana de Barcelona, han intensificado los controles a los conductores de Cabify en los últimos días. El Govern y el Ayuntamiento han acordado actuar de forma conjunta en la inspección de los vehículos VTC, después de que la semana pasada volvieran a a operar en la ciudad.

Dificultades para sancionar a los conductores

Pero el operativo policial contra Cabify está encontrando dificultades para controlar que los conductores cumplan con los 15 minutos de precontratación que exige la nueva normativa de la Generalitat. Así lo afirman a Confidencial Digital fuentes de los cuerpos y fuerzas de seguridad desplegados en las calles de Barcelona.

La Guardia Urbana debe comprobar que se ha cumplido con la precontratación del viaje y que se respetan el resto de obligaciones de la nueva normativa.

Así, pese a la orden del Govern a los cuerpos policiales para que pongan en marcha un operativo específico para controlar a Cabify y el resto de VTC, la Guardia Urbana de Barcelona y los Mossos d’Esquadra han advertido a las autoridades de que el decreto no aporta ningún tipo de mecanismo que permita comprobar si se ha cumplido o no el plazo de 15 minutos de antelación en el servicio de contratación.

Además, el Área Metropolitana de Barcelona aprobó a finales de febrero ampliar el plazo de espera de precontratación hasta una hora. Una medida que se encuentra ahora en el plazo de alegaciones pero que tampoco incluye mecanismos de control.

El registro de viajes se encuentra en prueba

Los agentes consultados por ECD recuerdan que los vehículos de alquiler con conductor (VTC), como Uber y Cabify, deben notificar todos los trayectos de transporte que realicen desde el 1 de marzo en un registro ‘online’.

Precisamente, este registro de viajes persigue garantizar que los servicios de las VTC cumplen con los requisitos que tienen fijados por ley: que no recogen pasajeros por la vía pública ni en estaciones, aeropuertos, estadios o estaciones, donde solo está previsto el servicio de taxis, y que respetan ahora en Barcelona los 15 minutos de precontratación.

Sin embargo, el registro se encuentra todavía en prueba durante dos meses. Sólo a partir del 2 de mayo, en caso de que las autoridades detecten eventuales infracciones por parte de las VTC, se iniciarán procedimientos sancionadores.

El Confidencial Digital

Últimas noticias