Los taxis eléctricos de Noruega se cargarán de forma inalámbrica

Noruega ha adoptado los coches eléctricos a un ritmo muy superior al de cualquier otro países gracias a sus infraestructuras de carga y a políticas que estimulan su adquisición. En 2018 casi uno de cada tres coches nuevos (el 31,2%) matriculados en Noruega era eléctrico.

En el caso de los taxis Oslo quiere que todos ellos sean eléctricos en 2023. Y si puede ser antes, mejor: con ese propósito la ciudad proyecta instalar puntos de carga para coches eléctricos por inducción, sin cables.

El objetivo es que los taxis se recarguen mientras esperan al siguiente servicio en las paradas para que los taxistas no tengan que preocuparse por los tiempos de carga.

La carga por inducción consiste en la transmisión inalámbrica de electricidad, a través del aire, de la misma forma a como se cargan algunos teléfonos móviles al colocarlo sobre una superficie de carga inalámbrica. Otro ejemplo conocido son los cepillos de dientes eléctricos.

En el caso de los coches eléctricos será necesario instalar la bobina inductora bajo el asfalto de las paradas y carriles para taxis. Esa bobina produce un campo magnético que induce una corriente eléctrica en otra bobina igual pero situada en los bajos del coche.

Uno de los primeros obstáculos a resolver es que los taxis incorporen la opción de carga por inducción, y que sea compatible con la instalación municipal.

Cargar la batería mientras el vehículo circula

Actualmente compañías tecnológicas como Google con Plugless y automovilísticas como RenaultBMWmás recientemente Audi, entre otras, desarrollan sistemas de carga inalámbrica para coches eléctricos por la ventaja potencial que supone cargar las baterías mientras se circula por carriles reservados para coches eléctricos.

Economía Digital 

Últimas noticias