Los taxistas de Burgos, preocupados por su jubilación debido a la falta de licencias

Hay pocas personas que aprueban los exámenes para la obtención de la licencia y este hecho dificulta la jubilación de los taxistas

 

A pesar de que la actividad en el sector del taxi se mantiene respecto a la del año pasado tal y como aseguró el presidente de la Asociación Burgalesa de Taxistas (Abutaxi),SabinianoCartón, la principal preocupación de los taxistas y que llevan «años» reclamando reside en que el Ayuntamiento no proporciona las suficientes licencias. La situación «me parece muy lamentable», apuntóCartón, quién detalló que hay «veintitantos» compañeros con más de 65 años que quieren jubilarse y «no pueden porque no hay nadie con carné de taxista», comentó.

El problema reside en las pocas personas que aprueban los exámenes para la obtención de la licencia, autorización a la que Cartón se refiere para que se produzca el relevo. Y es que la reclamación por parte de los taxistas no es algo nuevo, ya que «llevamos así muchos años y las licencias se van acumulando».
Cartón intentará concertar un encuentro con el actual concejal de Movilidad, Josué Temiño, para trasladarle las impresiones de los afectados y «observar como va todo» pues el presidente señaló indignado que «esto no ocurre en ninguna ciudad de España». Espera que en septiembre se «reanuden las conversaciones».

Como portavoz del colectivo, comentó también que los afectados «están que trinan» debido a que es un problema que han manifestado desde «siempre», por lo que están «cansados de pedir lo mismo cada vez». Y es que si elAyuntamiento expide carnés son «muy poquitos», cantidad con la que el colectivo no consigue solventar el problema que padecen desde hace «mucho» tiempo, según Cartón.
Y es que en un país en el que hay aproximadamente ochenta millones de tarjetas en circulación, prácticamente cualquier negocio acepta este medio de pago. Por eso, los taxistas de Burgos se han ido adaptando a las necesidades de los clientes y actualmente, el 98% de la flota cuenta con datáfono, tal y como señaló el presidente.

«Aunque no se hace ningún beneficio de ello, es un servicio más que se da al cliente», explicó Cartón, quién detalló que «todo el mundo viene ya con tarjeta». Destacó también que el procedimiento ocasiona ligeras ‘desventajas’ ya que la banca suele adjudicarse un tanto por ciento del total o bien cobrar una tarifa plana que ronda entre los 10-15 euros, según explicó el presidente de los taxistas.
«No hay vuelta atrás, cada vez más gente paga con tarjeta», detalló Cartón. Es por eso que prefiere renunciar aproximadamente a 120 euros al año antes de perder el importe que genera desde que dispone de datáfono. «Estamos metidos en este mundo y la banca es la que manda».

Por otra parte, los taxistas de Burgos presumen de apenas sufrir estafas a lo largo del año, tal y como manifestó su presidente. «El porcentaje es muy bajo». Señaló también que «tenemos el tema muy controlado» independientemente de si el pago se hace en efectivo o con tarjeta. «No hay problemas», manifestó. Sin embargo, en los «pocos» percances que padecen, Cartón apuntó que los infractores suelen ser «insolventes» y aunque la Policía sea informada, «no merece la pena» presentar la denuncia y acudir al juzgado.

Respecto a la situación del sector, comentó que este se mantiene como «todos los años». Y agosto también, ya que «es un mes muy tranquilo» en el que muchos de los negocios de la capital echan el cierre por vacaciones. Además de que durante el período estival los burgaleses emigran a los pueblos por lo que la población se encuentra «estabilizada». En términos generales «estamos bien», comentó el presidente de Abutaxi, quién señaló también que aunque sea un «poco despacio» el sector se aleja de la crisis. «Vamos tirando», apuntó.

Por otro lado, a pesar de que el enfrentamiento entre taxistas y conductores de Uber y Cabify no existe en la capital ya que las dos grandes compañías que han entrado en el sector, no ofrecen servicio en la ciudad, Cartón, en un ejercicio de imaginación, manifestó que «no hay mercado» para ambos servicios. «Se suele hacer en ciudades grandes o costeras donde hay mucho volumen de turistas, aunque eso no significa que no lo vayan a instalar aquí. Esperemos que no».

Sin embargo, los profesionales de Burgos sí tienen que compartir carretera con los VTC -vehículo de transporte con conductor- pues en la Comunidad hay 250 registrados, de los que 19 pertenecen a Burgos. La convivencia «es buena hasta ahora». Cartón matizó que entre ambos servicios «no hay ningún problema» ya que en el sector cada uno ‘controla’ un área, por lo que la ocupación de uno no influye en la del otro. «Nosotros estamos con lo nuestro y ellos con lo suyo», apuntó el presidente de Abutaxi.

Asimismo, el concejal de Podemos, Raúl Salinero, cuando pertenecía a Imagina Burgos, defendió la posición de los taxistas y alegó que en Burgos existían 186 licencias y unas 30 personas tenían por aquel entonces más de 65 años y de ellas, otras diez más de 70 años.

El Correo de Burgos

Últimas noticias