California está a punto de aprobar que los conductores de Uber sean considerados empleados

La nueva norma, que se pretende aprobar esta misma semana, cambiaría el modelo de negocio de la compañía y los conductores dejarían de ser falsos autónomos

Todo el mercado mundial de transporte se vio alterado con la aparición de aplicaciones que conectaron a conductores y viajeros de forma directa, sin intermediarios.

Uber y Lyft son dos ejemplos que crecieron exponencialmente de la mano de la brillante idea.

Sin embargo, todas estas compañías saben (incluidos sus accionistas) que en algún momento de su desembarco en cada país están expuestas a los organismos reguladores y las autoridades de cada distrito.

Esto es algo que, en general, los inversores vieron de costado porque entendieron que las compañías estaban ganando la batalla.

Sin embargo, hay indicios de complicaciones en el futuro, y no demasiado lejano: se llama California.

Qué pasa en California

Así es, en el estado más importante por producto bruto de los Estados Unidos, California, avanza una legislación que podría forzar a las dos empresas a tratar a sus conductores como empleados en relación de dependencia, en lugar de como contratistas independientes.

Por eso, las acciones de Uber y Lyft cayeron a mínimos históricos este martes cuando finalmente los inversionistas comenzaron a analizar las consecuencias de la ley que podría alterar sus modelos de negocio (y sus ganancias).

Este miércoles es el día clave en que se espera una votación sobre el proyecto.

Los defensores de la norma dicen que el cambio brindará a los conductores necesarias protecciones laborales, como un salario mínimo garantizado y el derecho a vacaciones pagadas. Otros dicen que perjudicará a los conductores menos activos y con pocos viajes.

Actualmente no hay una cantidad mínima en dólares que los conductores tengan garantizados para ganar, ni un porcentaje mínimo del costo total de un viaje que pueden recibir.

“Esto sin duda será un problema para Uber y Lyft, particularmente si otros estados siguen su ejemplo”, dijo Tom White, analista tecnológico de DA Davidson Research, según publica Financial Times.

Por esto, las acciones de Lyft cerraron a US$ 45,42, un 7,3% menos menos que el lunes y un 42% menos que su máximo en su primer día como compañía pública, el 29 de marzo de 2019. El valor de mercado de la compañía ahora es de US$ 13.300 millones.

Las acciones de Uber, en tanto, bajaron un 5,7% a US$ 30,70, un 34% menos que el máximo de US$ 46,38 al que habían llegado el 28 de junio.

Cuando la compañía se hizo pública a principios de este año, se esperaba una valoración de hasta US$ 55 por acción, algo que la habría valorado por encima de US$ 100.000 millones.

En la actualidad tiene un valor aproximado de US$ 52.200 millones.

Obviamente, ambas compañías rechazan la ley propuesta en California, ya que podría aumentar sus gastos.

Para evitar la ley tal y como está planteada, las compañías propusieron un salario mínimo de US$ 21 por hora de manejo, y beneficios como pago por enfermedad y vacaciones.

Las probabilidades de que el Senado de California apruebe la ley son altas,después de lo cual el gobernador del estado debe firmar la ley.

Uber y Lyft argumentan que hacer que los conductores sean empleados hará que el servicio sea menos conveniente para los consumidores y les quitará flexibilidad a los conductores.

Pagar un salario mínimo significaría limitar el número de conductores y programar turnos, algo que alteraría el funcionamiento de las app.

Uber Informó su resultado trimestral a principios del mes pasado y los números no fueron auspiciosos. El gigante de los viajes que está reemplazando a los sistemas de taxis en todo el mundo dijo haber perdido US$ 5.200 millones en tres meses.

Lyft, en por su parte, informó que registró una pérdida de US$ 644 millones durante el mismo periodo.

Merca20

Últimas noticias