La Policía Nacional investiga los ataques que sufren los taxistas de Las Palmas de Gran Canaria

Dos taxistas presentaron una denuncia por los impactos con piedras y huevos sobre su vehículo

taxi las palmas

Las denuncias de los taxistas por los ataques con piedras y huevos han permitido que el Cuerpo Nacional de Policía haya iniciado una investigación para tratar de esclarecer estos hechos e identificar a los autores de estos actos vandálicos.

Hasta ahora se han presentado ya dos denuncias en sede policial: por un lado, la de un taxista al que le impactó una piedra en un lado de la cara, hecho que se produjo el pasado 7 de octubre en la calle León; y por otra parte, la de otro profesional que, aunque formalizó la denuncia este lunes, se refiere al lanzamiento de «más de diez piedras», que tuvo lugar el 1 de noviembre también en la misma calle. En este último caso, el denunciante apunta a que los autores del ataque fueron «un grupo de entre diez y quince» supuestos menores de edad.

Las pesquisas que están desarrollando los agentes del Cuerpo Nacional de Policía se suman al análisis de los hechos que está desarrollando el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

El alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, aseguró ayer estar «esperando los informes definitivos para ver cómo ha transcurrido esta jornada y espero que no se vuelva a producir o podamos ir reduciéndolo. La idea es en algún momento poder coger a los que lo realizan y tener medidas que sean ejemplificadoras de lo que supone un acto vandálico de este calibre». El regidor añadió que «hasta ahora no ha pasado ninguna desgracia, han sido daños materiales incluso de menor cuantía porque tampoco son muy graves, pero podía haberse provocado una situación grave y esto tenemos que corregirlo».

En relación a la situación denunciada por los taxistas, el alcalde entiende que ha sido algo «puntual», en contra de lo dicho por algunas asociaciones representativas del sector, que denunciaron que las agresiones se han venido agravando en el último año. «Con los taxis ha sido puntual pero es verdad que enmarcado dentro de, desgraciadamente, esa terrible tradición que se ha ido instalando en los últimos años, primero, de tirar huevos a las guaguas durante Halloween y, al mismo tiempo, utilizar esa fiesta para ir un paso más allá y en esa ocasión incluso tirando piedras que podían haber provocado algún altercado más importante», expuso Hidalgo.

Un susto

«Se han quedado en un susto pero sí es verdad que hemos tenido una pequeña incidencia mayor en las guaguas durante estas fiestas», prosiguió el alcalde, «vamos a seguir intentando conocer qué es lo que está ocurriendo en este tipo de acciones para ver la actividad preventiva, que la hacemos ya en los últimos años, y que pueda tener mayor éxito».

Los guagüeros y taxistas se quejaron de que el dispositivo de seguridad fue inexistente. De hecho, el Sindicato Unificado de Guaguas (SUG) aseguró que los conductores «se sintieron solos e indefensos». Ante estas quejas, el alcalde reconoció que era «profundamente complicado que cualquier medio de transporte público -porque ya es que se extiende más allá de las guaguas- en cualquier lugar de la ciudad, en cualquier momento del tránsito, sea atacado desde el exterior y que seamos capaces de atrapar a las personas que lo han realizado».

Hidalgo insistió en la idea de «concienciar a la gente y a los jóvenes de que éste es un acto de incivismo absolutamente reprochable, que se aproveche un entorno festivo -aunque sea una fiesta importada- para practicar puro vandalismo me parece que está totalmente fuera de lugar».

Sin embargo, desde el PP se criticó la falta de acción del grupo de gobierno. «¿Qué está haciendo el Ayuntamiento para poner fin a una escalada que va a más y que cada año se repite e incrementa en la noche de Halloween?», se preguntó el viceportavoz popular, Ángel Sabroso.

A su juicio, el problema no solo que se produzcan agresiones, sino que «los profesionales se sienten solos y desprotegidos».

«Si estamos esperando a que ocurra algo grave de verdad para hacer algo, entendiendo por ello que haya conductores o pasajeros que resulten afectados en su salud por estos sucesos reprochables, vamos muy mal», enfatizó Sabroso, quien lamentó que el gobierno local del PSOE «no esté tomando consciencia de esta preocupante realidad de la ciudad que va a más».

En sintonía con las declaraciones de los taxistas, el edil del PP asegura que este tipo de actos se está extendiendo a otras celebraciones, como San Juan, carnavales o directamente los fines de semana. «Si los profesionales del sector advierten de que esto va a más y no se hace nada, nos encontramos ante una dejación de responsabilidad muy grave», advierte Sabroso.

En su opinión, «hay que intentar localizar a los autores y ponerlos a disposición de la justicia para que reciban una sanción ejemplarizante».

Localizaciones

Aunque los actos vandálicos se han producido en diversos puntos de la ciudad, los taxistas han señalado el entorno de las calles León, Córdoba y Málaga como el punto más conflictivo.

No obstante, el alcalde prefirió no apuntar a ningún lugar. «No quiero señalar a ningún barrio ni ninguna zona concreta porque tiene que ver más con la ubicación del lugar para que no sean pillados que con el lugar y quiénes viven en esa zona», argumentó, «suelen ser zonas donde es muy complicado que después sean detectados, zonas más inhóspitas donde hay poca población».

En cambio, el Partido Popular considera que es importante «hacer un inventario de los puntos concretos donde se están produciendo estos sucesos» y sentarse con los profesionales del transporte público en torno a un marco estable de trabajo preventivo, estableciendo una coordinación los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

Los taxistas se están planteando ya dejar de prestar servicio en algunas de las localizaciones más conflictivas hasta que se aclare esta situación, mientras que el Sindicato Unificado de Guaguas demanda ya «acciones mucho más contundentes y eficaces con el fin de salvaguardar la seguridad de nuestros trabajadores y usuarios, no podemos tolerar que se efectúe este servicio en tales condiciones».

El presidente del SUG, Rafael Marrero, le pide a la empresa que se «ponga las pilas» y no descarta emprender acciones más contundentes en caso de inacción del Ayuntamiento.

Canarias7

Últimas noticias