La nueva ordenanza del taxi de Pontevedra incluye el transporte a demanda y tarifas planas

Se busca solucionar los problemas de movilidad de las personas que viven en las zonas rurales

La modificación de la ordenanza del taxi del Concello de Pontevedra abre el proceso de implantación del transporte a demanda en el municipio. Según expuso este miércoles el concejal de Mobilidade, Demetrio Gómez (BNG), la página web municipal recoge el documento base en el que se explican los objetivos de este cambio, que busca adaptar la normativa local del año 2000 al decreto del pasado septiembre por el que se aprobó el reglamento de la ley de transporte público de personas en vehículos de turismo de Galicia.

No obstante, el gobierno local quiere aprovechar la modificación de la actual ordenanza del taxi para apostar por nuevas formas y modalidades de movilidad y de transporte a demanda. Lo que se pretende, señaló el edil, es solucionar los problemas de movilidad de las personas que viven en las zonas rurales, fuera de la zona urbana y, en especial, de ciertos tramos de edad y de las personas con necesidades diversas de movilidad.

Las personas interesadas en participar pueden enviar sus sugerencias al enlace www.pontevedra.gal/participa/danos-tua-opinión/ordenanza-reguladora-do-servizo-municipal-de-taxi/. Además el Concello enviará a las entidades directamente implicadas, como la Asociación de Autopatronos, el documento base para que realicen sus aportaciones.

Dentro de la estrategia Edusi (Estratexia de Desenvolvemento Urbano Sostible e Integrado) se incluye una línea de actuación para el programa de implantación de un modelo de transporte colectivo a la demanda mediante vehículos de baja capacidad. Para llevar a cabo ese proyecto es necesario modificar la ordenanza del taxi.

¿Qué permite ese cambio para adaptarse al decreto de la Xunta? Según señaló Demetrio Gómez, el decreto posibilita fijar rutas o zonas con servicio a demanda e, incluso, la posibilidad de cobrar por viajero o bien con tarifas planas a determinadas zonas, como pueden ser hospitales de referencia o aeropuertos, para facilitar los viajes, creando un sistema real de movilidad intermodal.

El decreto ofrece, por tanto, la opción de que Pontevedra cree el soporte normativo para poner en marcha un transporte a demanda en el que está trabajando el Concello, o incluso, incorporar sistemas de movilidad más actuales como el vehículo compartido. «Queremos un servizo adaptado á realidade da Pontevedra do século XXI e á mobilidade máis en boga», subrayó el concejal.

La actual ordenanza del servicio municipal de auto-taxis de Pontevedra fue aprobada por el pleno de la corporación el 29 de julio del 2000.

La Voz de Galicia

Últimas noticias