El TSJC niega las cautelares a una empresa de VTC que solicitó paralizar el reglamento del AMB

taxi_AMB

Llegan las primeras resoluciones judiciales sobre el polémico reglamento del Área Metropolitana de Barcelona (AMB). La sala del Tribunal Superior de Justicia de Barcelona (TSJC) ha desestimado paralizar inmediatamente el nuevo reglamento impulsado por Ada Colau, que pretende que los vehículos de Cabify se precontraten con una hora de antelación y no solo con 15 minutos, como impuso la Generalitat.

En una sentencia dictada por la sala de lo contencioso administrativo del TSJC el pasado 18 de junio, a la que ha accedido Economía Digital, se hace oídos sordos a las reclamaciones de una empresa de transporte VTC, Luxury VTC, que pretendía que la nueva normativa no viera la luz.

En la documentación consultada se acuerda que no hay motivos para llevar a cabo una suspensión cautelar del reglamento del AMB. Los juzgados, no obstante, sí deciden incoar expediente de medidas cautelares y disponer que la demanda se tramite por cauce ordinario.

La empresa Luxury VTC, que pedía “suspender la eficacia jurídica del reglamento”, se apoyaba en la falta de competencia del AMB para regular el sector de las VTC, la vulneración del derecho de libertad de empresa y del principio de no discriminación.

La noticia supone una primera victoria también para el taxi, que sabe que la guerra todavía no ha terminado. El sector es consciente de que esta es la primera solicitud de paralización de muchas que llegarán a los tribunales catalanes.

El reglamento del AMB fue aprobado con los votos del partido de Colau junto con el PSC y la CUP para parar los pies a Cabify. La compañía española de transporte sigue operando en Barcelona desde que cambió su modelo de negocio: dejó de ser una plataforma que pone en contacto a chóferes y pasajeros para convertirse en una empresa de viajes, asumiendo las licencias y los vehículos de las empresas intermediarias.

Competencia espera el turno para ir a por Colau

Este medio ya adelantó que el organismo de Competencia de Cataluña, la ACCO, ultimaba otra impugnación ante los tribunales. Su solicitud todavía no se ha llevado a cabo, ya que desde el organismo consideran que queda todavía margen para preparar la documentación y presentarla.

La ACCO, según ha publicado en diferentes informes, considera el reglamento de Colau contrario a competencia. El organismo presidido por Marcel Coderch ha dado en otras ocasiones un tirón de orejas a Colau por otros aspectos relativos a la movilidad, como la política respecto a las bicicletes y coches compartidos.

En su opinión, al igual que sucede con el real decreto de la Generalitat, que impone un margen de 15 minutos para contratar un servicio de Cabify, se atenta contra derechos constitucionales, como el de libertad de empresa.

Otro organismo que también ha puesto a trabajar a sus servicios jurídicos es Unauto, la patronal de las VTC en España. El área legal de la patronal, con José Andrés Diez Herrera al frente, fue quien logró el pasado año que los tribunales tumbaran el primer reglamento de Colau, en el que no se bloqueaba a Uber a Cabify utilizando el tiempo de espera, sino exigiendo una licencia extra para circular por Barcelona y el resto de ciudades del área metropolitana.

Economía Digital 

Últimas noticias