Un tribunal médico dicta que un taxista que ha perdido la visión de un ojo vuelva al trabajo

El afectado, José Santero, debe volver a su trabajo porque ahora no se exige el carné BTP para su profesión

«Voy tropezando por la calle, como si fuera borracho, no tengo perspectiva ni mido la distancia… Y eso andando, así que imagínate en coche». José Santero, un taxista de Zaragoza de 59 años, ha perdido la visión en su ojo izquierdo tras ser sometido a tres operaciones. Ahora un tribunal médico ha dictado que se reincorpore a su trabajo pese al riesgo que, dice, representa para su seguridad y la sus clientes.

«El problema es que hasta hace un par de años nos exigían el carné BTP para llevar el taxi. Con esa licencia no se puede conducir sin un ojo, pero ahora solo hay que tener el B, y con ese le obligan a seguir conduciendo», explica Miguel Ángel Perdiguero, vicepresidente de la Asociación de Auto-Taxi de Zaragoza, entidad que se ha volcado en este caso.

«Me quedé tuerto, sin casi visión, y quieren que siga conduciendo un taxi. Hace unos días probé a coger el coche y no pude ni sacarlo del garaje», lamenta el afectado, que ahora hace un año que sufrió un primer desprendimiento de retina. Después de tres operaciones, y perder casi toda la visión de un ojo, un tribunal médico le insta a volver al trabajo.

Recurso al tribunal

«Al exigir solo el carné B te quitan la profesionalidad. Conducir un taxi de noche y con un ojo no es seguro. Quizá para tus desplazamientos personales pueda serlo, pero no para un servicio público», advierte Perdiguero. Por ello ha puesto al abogado de la cooperativa, Marco Antonio Navarro, a disposición del afectado. «Vamos a llegar hasta donde haga falta, porque se lo merece y porque puede sentar un precedente», apunta el vicepresidente de la asociación.

De momento, Santero ya ha presentado un recurso ante el tribunal médico en busca de una prórroga, y quiere presentar más pruebas que demuestren que no está en condiciones de continuar a los mandos de un taxi por las calles de la capital aragonesa. «Estamos a la espera de una respuesta del tribunal, pero los oftalmólogos nos dicen que con esta lesión eres minusválido, que no debería ser apto para conducir». De momento, ha vuelto a pagar la cuota de autónomo pero sin ingresos.

Heraldo

Últimas noticias