Hablamos con el presidente de la Federación Nacional de Propietarios de Taxis Argentina, Jorge P. Celia

Hemos podido charlar sobre la situación convulsa que atraviesa el taxi argentino

¿Qué es la FNPT y cuántos taxistas pertenecen a este organismo?

Es una asociación de segundo grado que engloba asociaciones de primer grado, representativas de los titulares de licencias de taxis de las 24 provincias del país y unos 35 organismos que la componen.

El taxi de Argentina está atravesando una situación muy convulsa por lo que podemos ver desde España, con constantes manifestaciones contra aplicaciones como Uber. ¿Qué es lo que solicitan desde la FNPT?

La situación que estamos viviendo con aplicaciones móviles como Uber nos tiene muy preocupados y movilizados en contra de estas aplicaciones. En concreto, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires es una megaciudad que tiene características distintas a las urbes europeas. En Buenos Aires, no es necesario que Uber preste servicio debido a la gran masa de vehículos y transportes que hay disponibles. Por lo tanto, lo que solicitamos desde la FNPT es que se bloquee la aplicación, pues lo único que hace es traer consigo una serie de inconvenientes como complicar el tránsito, además de perjudicar a los taxistas, que pagamos todos nuestros impuestos.

¿Cómo les está afectando económicamente esta competencia desleal?

Esta competencia desleal que producen este tipo de multinacionales nos afecta directamente y, hoy en día, producto de la crisis económica que está viviendo nuestro país, lo de Uber provoca que nuestras recaudaciones se hayan reducido en un 50%. Asimismo, el valor de las licencias, que en su momento llegaron a valer hasta 25.000 dólares, hoy suelen costar alrededor de 800 dólares. Sin duda, todo esto es un perjuicio económico muy grande que nos ha causado a los taxistas.

¿Cree que la situación que se vive en Argentina con este tipo de aplicaciones es similar a la que se vive en España y en otros países?

La situación que está viviendo el sector en Argentina en algún caso sí es similar a lo que está pasando en otros países como España, pero nuestra idiosincrasia y nuestra red de transportes públicos es muy distinta a la de otros países de Europa e, inclusive, Estado Unidos. La Ciudad Autónoma de Buenos Aires, con alrededor de 3 millones de habitantes, y unos 2 millones de personas que vienen del Gran Buenos Aires, conforman una ciudad de alrededor de 5 o 6 millones de personas. Hay alrededor de 38.000 taxis habilitados correspondientemente y 2.500 remises, así como una gran cantidad de minibuses –combis, como le llamamos aquí– que realmente hacen paradas de punto a punto y están muy difundidos. A su vez, tenemos un sistema de buses que tienen una frecuencia de entre 5 y 10 minutos y hay más de 200 líneas que atraviesan toda la ciudad con este tipo de vehículos, llevando unos 40 o 50 pasajeros. Además, toda la línea de ferrocarril y la red de metro, que también es bastante extensa para lo que es la ciudad. Toda esta cantidad impresionante de medios transporte hace innecesario que Uber esté operando, la única necesidad que está cubriendo Uber es la gran desocupación que hay en el país producto de estas políticas neoliberales y que han provocado que mucha gente utilice su vehículo para llevar a cabo este tipo de actividad y poder subsistir.

En algunas ciudades de España, como Barcelona, se ha aprobado una regulación para este tipo de vehículos. Una de las medidas incluidas es la de precontratar el servicio con al menos una hora de antelación. ¿Cree que se deberían poner en marcha este tipo de normas en Argentina?

Conocemos lo que se ha aprobado como regulación en Barcelona y sabemos que en Madrid no lo han podido llevar adelante. Creemos que para ellos, probablemente, sea una medida de contención para frenar el avance de Uber, pero creemos que aquí en Argentina no lo podríamos poner en marcha. De hecho, la empresa Cabify fue habilitada de manera legal con 600 vehículos como remises y, en cambio, hay miles de ellos trabajando y los controles no son exitosos. Por ello, nosotros estamos en una batalla con Cabify porque se les permitió acceder al transporte con 600 vehículos y en realidad tienen miles de vehículos operando de manera ilegal y nadie los controla.

En algunas ciudades de España se están modificando los reglamentos del taxi para incluir opciones como la de compartir taxi entre varios usuarios. ¿Podría ser una buena opción para el sector de Argentina?

Lo de compartir taxi habría que regularlo y quizás podría ser una buena opción para abaratar costos y tener mayor número de viajes. Es una propuesta que el sector analizará en algún momento y veremos si con las autoridades del Gobierno podemos encontrarle alguna salida legal para hacer este tipo de viajes, eso sí, sin entrar en contradicción con lo que aquí se llaman los colectivos, que son los que realmente llevan a más de un pasajero.

Han denunciado que hay unos 25 mil vehículos que prestan servicios irregulares. ¿No hay agentes policiales que controlen las prácticas de estos vehículos?

La policía o los agentes de tránsito hacen controles pero son muy esporádicos y no atacan a la masividad de vehículos que están trabajando. Lo que le estamos exigiendo constantemente al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y de la Nación Argentina es que se tomen las medidas necesarias. Ya hay fallos judiciales que dicen que Uber no debería poder trabajar en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y, sin embargo, continúa haciéndolo. No tenemos el apoyo policial que se necesitaría para evitar que esto continúe avanzando.

El Tribunal Superior de Justicia porteño definirá si Uber es legal en Buenos Aires. Esto puede significar el final de una larga batalla. ¿Cuál cree que será su decisión?

Uber ha llevado todo esto ante el Tribunal Superior de Justicia y otras instancias judiciales. Esta multinacional tiene equipos de abogados y una cantidad de dinero que está poniendo para tratar de ganar esta larga batalla, para que no se defina su situación y pueda seguir actuando en todas estas apelaciones que fueron llevando a la justicia.

Esperamos que el Tribunal Superior de Justicia porteño tome las decisiones oportunas y declare que Uber es irregular e ilegal y que alegue que Uber no debería estar funcionando en la ciudad de Buenos Aires. Además, esperamos que en las nuevas elecciones, el Gobierno que se instale en este país democráticamente tome la decisión de bloquear la aplicación y no puedan trabajar de la manera que lo están haciendo, llevándose millones de dólares del país sin aportar ni pagar ningún impuesto.

¿Los gobernantes apoyan al sector del taxi frente a multinacionales como Uber y Cabify?

Los gobernantes dicen, de alguna manera, que apoyan al sector del taxi. Horacio Rodríguez Larreta, el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, ha manifestado que Uber es ilegal y, por lo tanto, esta multinacional no cuenta con ningún tipo de aprobación por parte del Gobierno para continuar operando. Si bien es cierto que creemos que no se están tomando todas las medidas que se deberían a fin de que esta empresa, que está funcionando de manera ilegal, deje de operar de una vez por todas.

Últimas noticias