Treinta mayores pudieron ver el alumbrado de Málaga gracias a Unitaxi

luces navidad unitaxi málaga

«¿Estamos todos? Bien, ¡pues vámonos!». Como si del mismo Día de Reyes se tratara, las caras de los ancianos de la residencia de las Hermanitas de los Pobres lucían radiantes de alegría frente a los diez taxis que se agolpaban delante de la puerta. Desde hace varios años, durante el mes de diciembre, se celebra ‘La caravana solidaria’, un proyecto en el que un grupo de taxistas realizan de manera totalmente gratuita un tour durante cerca de dos horas para que los más mayores puedan disfrutar del espectáculo de luces y los belenes del centro de la ciudad. «Es algo que les hace mucha ilusión, les damos un buen paseo y además pueden disfrutar de todo el alumbrado», explicaba ayer Encarni, una de las conductoras participantes en esta iniciativa de la residencia malagueña y Unitaxi, que hoy continúa con niños de la Asociación Nena Paine y la Fundación Andrés Olivares.

Entre ilusión, risas y bajo la supervisión de las monjas, treinta residentes -en su mayoría en torno a los ochenta años- se distribuyeron dentro de los diferentes vehículos para emprender la excursión. «Me parece muy bien la labor que hacen los taxistas porque es una tarde que ellos dejan de trabajar para pasear a los mayores», comentaba feliz, bastón en mano, Paquita, toda una veterana en esta ‘escapada’ que no se soltaba del brazo de su amiga Susi, con la que no paraba de bromear. Una vez dentro de los autocares, y con alguna que otra disputa por conseguir los asientos al lado de la ventana, los taxistas comenzaron a repartir gorros de Papá Noel. «¡Hay que ambientar esto!», gritaba uno.

Lo que no sabían es que el verdadero ambiente navideño comenzaba pocos minutos después, cuando los villancicos y las palmas se convirtieron en los protagonistas de la excursión. Entre ‘campana sobre campana’, Juan, uno de los taxistas que participaban en la caravana, explicó que este tipo de proyectos hacen sentirse bien con uno mismo. «Uno se acuerda siempre de los suyos, de los que ya no están y eso hace que te sientas en el deber de hacer este tipo de cosas», manifestaba emocionado.

También parada en el Belén

Desde Héroe de Sostoa, una fila formada por diez coches blancos, escoltados en todo momento por la Policía Local, ponían rumbo hacia el Paseo del Parque para llegar a la primera parada: el Belén del Ayuntamiento. «A mí me ha gustado mucho el cielo y las estrellas», le comentaba Francisco a su compañera. Desde allí recorrieron las calles del casco histórico hasta alcanzar Molina Lario para hacerse la clásica foto de familia frente al árbol que se alza a los pies de la Catedral. Las luces de la renovada Alameda Principal y la decoración de los ficus fueron algunos de los detalles que más gustaron entre los mayores. «¡Qué bonita está Málaga por la noche», declaraba María. «La verdad es que este año está todo precioso», apostilló.

A la vuelta, los villancicos y las anécdotas fueron sustituidos por besos y agradecimentos cuando los coches aparcaban en el interior de la residencia. «El año que viene nos vemos de nuevo».

Diario SUR

Últimas noticias

Call Now Button