El Ayuntamiento de Mérida pagará los desplazamientos en taxi a enfermos con cáncer

Pone a disposición de las personas que tienen que recibir tratamiento ontológico un servicio de trasladado desde sus casas, ante la crisis sanitaria

Más de veinte años lleva Amalia Franco acompañando a los enfermos de cáncer de la ciudad.

El martes le puso un whatsapp al alcalde. Le dijo que con el miedo a los hospitales y la cuarentena, algunos pacientes corrían el riesgo de quedarse sin transporte para ir a radioterapia o quimioterapia. Y no todo el mundo puede pagarse un taxi cada pocos días.

El Consistorio anunció ayer que se comprometía a pagar los traslados en taxi al Hospital de Mérida de pacientes sin recursos económicos y sin familia.

Franco recuerda que el teléfono de asistencia de la Asociación Oncológica Extremeña (692 610 376) sigue activo para resolver dudas y trámites. Todavía es pronto para saber cuánta gente requerirá este servicio, pero las psicooncólogas que mantienen un contacto permanente con los usuarios revisan los casos por si pudieran necesitarlos.

La Asociación Oncológica Extremeña cuenta también con un grupo de apoyo que se acerca a las salas de quimioterapia y radioterapia para acompañar a los pacientes y estos voluntarios, aunque ahora no vayan, también pueden identificar a los más desprotegidos. «No se trata de ver si hay muchos o pocos, más bien de saber que tenemos esta alternativa para ofrecérsela», cuenta la presidenta de la AOEX.

Rocío Contreras es la trabajadora social de la Asociación Española Contra el Cáncer, la otra organización de pacientes con presencia en la ciudad. También habla de llegar a los casos más vulnerables para que vayan en taxi quien realmente lo necesitan. «La mayoría cuenta con una red de apoyo a la que acudir pero hay casos excepcionales que no debemos olvidar».

La Asociación Oncológica Extremeña y la Asociación Española Contra el Cáncer recuerdan que la unidad oncológica del Hospital de Mérida funciona con normalidad. Los tratamientos activos se siguen prestando siguiendo la programación habitual, incluso se mantienen los traslados concertados en ambulancias del SES a otras comunidades autónomas para radioterapias específicas. «Se hacen extremando las medidas de seguridad».

La AOEX mantiene la ayuda psicológica, muchas veces, cuenta Amalia Franco, prefieren no hablar con las familias para no trasladarles sus preocupaciones y las familia tampoco dan el paso para no alarmarles. «Ahora quizá sea más necesario que nunca mantener ese contacto con ellos, más allá de que tengan o no transporte para ir a los tratamientos».

HOY Mérida

Últimas noticias