Cabify y Uber intentan que los taxistas se sumen a sus aplicaciones pese al rechazo por parte del sector

Desde el gremio aseguran que son “poquísimos” los miembros de su gremio dados de alta en estas aplicaciones y atribuyen estas comunicaciones a una estrategia de marketing de ambas empresas para mejorar su imagen

VTC-sede-Cabify

A su llegada hubo cierta tensión con el sector del taxi, ¿están resueltas las discrepancias?

-“Cuando implantamos el servicio hubo quejas, pero el comportamiento del sector del taxi fue ejemplar. Había miedo a lo desconocido pero, tras un tiempo conviviendo, se ve que no les quitamos clientes”.

Son declaraciones del vicepresidente de Asuntos Públicos de Cabify, Mariano Silveyra, en una entrevista reciente con La Voz de Galicia en la que también asegura que el taxi ahora tiene usuarios que antes no tenía gracias a las nuevas formas de transporte. 

“Los datos de facturación de los taxis que trabajan con nosotros son muy buenos. Estamos viendo cada vez más taxistas que se registran para complementar sus ingresos y la verdad es que las tasas de actividad que detectamos en el taxi son muy, muy buenas”.

Estas son declaraciones del consejero delegado de Uber en España, Juan Galiardo, en una entrevista con Business Insider España en la que también remarca que la llegada de los taxistas a la app de Uber es “un poco el secreto a voces” del gremio.

Cabify y Uber están redoblando su esfuerzo para sumarse al sector del taxi este año. Los taxistas pueden acceder a la primera aplicación desde julio de 2019 y a la segunda desde el pasado noviembre, de manera que, al pedir un coche en cualquiera de las dos apps, el usuario puede recibir tanto uno negro de una VTC como el clásico taxi blanco.

Ambas empresas afirman que este verano cada vez se les unen más, aunque ninguna de las dos aporta cifras sobre cuántos taxistas tradicionales se han sumado a su aplicación ni tampoco el total de conductores con coches con licencias VTC que trabajan para ellos en las ciudades españolas.

Leer más: Los taxistas tradicionales que utilizan Cabify ingresan 1.000 euros más al mes, según la compañía

Así, Cabify comunicó la semana pasada que los taxistas tradicionales que utilizan su app ingresan 1.000 euros más al mes de media, asegurando que muchos han facturado hasta 4.000 euros al mes durante el confinamiento.

En declaraciones a este medio, fuentes de la compañía remarcan que el primer año de colaboración entre ambos ha sido “todo un éxito para conductores y usuarios”, ingresando los primeros cerca de 450.000 euros en todo el año en Madrid, Valencia y Santander —las ciudades en las que Cabify ha integrado a los taxis—, así como que a nivel mundial Cabify ya gestiona más trayectos en taxi que en coches VTC.

La misma cifra daba Uber, insistiendo en que había taxistas que habían facturado “hasta 4.000 euros al mes durante el período del confinamiento” y en que el 50% de los nuevos conductores dados de alta en Uber durante esas semanas son taxistas. Uber aseguraba en junio que contaba con 600 taxistas registrados.

Leer más: Uber asegura que durante el confinamiento se han disparado los taxistas registrados en su aplicación: “Es un secreto a voces”

Ambas empresas han insistido en mostrarse como una buena fuente de ingresos para los taxistas en un momento complicado como el de la pandemia del coronavirus.

Cabify y Uber mandan el mensaje de que el taxi no es su enemigo, sino un aliado

Las dos compañías, la española y la estadounidense, han desplegado esta nueva estrategia una vez que se han calmado las protestas de los taxistas, que las acusaban de competencia desleal en todo el mundo —y que en España arrancaron en 2015 y se prolongaron hasta 2018, cuando tuvo lugar la última gran huelga—.

Ahora es momento del cambio definitivo: no son su competencia ni su enemigo, sino un aliado.

Leer más: Asesinatos en Sudáfrica, desregulación en Países Bajos y el extraño caso de Singapur: así va la guerra de los taxistas y las VTC en todo el mundo

En la misma entrevista con este medio, el consejero delegado de Uber en España enfatizaba que muchos taxistas tienen “esa barrera mental” que hay que “romper”, “esa inquietud de estamos trabajando con Uber y eran el enemigo”.

“Pero, poco a poco, lo que estamos viendo es que lo importante es el nivel de facturación que pueden obtener con nosotros y, sobre todo, la atención que reciben por nuestra parte, porque lo que se encuentran es una tecnología y una aplicación que funcionan muy bien”, subrayaba.

Los taxistas aseguran que en Uber y Cabify apenas hay taxis registrados y se preguntan por qué no intentaron trabajar con ellos antes

Preguntado por este tema, el coordinador de Élite Taxi Barcelona y Taxi Project, Tito Álvarez, asegura que son “poquísimos” los taxistas dados de alta en estas aplicaciones y que pertenecen a grandes gestores de licencias que cuentan tanto con coches VTC como con taxis.

Asimismo, entiende los últimos movimientos de ambas compañías como una estrategia de marketing para mejorar su imagen y les anima a revelar cifras que muestren cuántos taxistas tienen registrados en cada ciudad, a la vez que critica los titulares con los que Uber y Cabify han asegurado que los taxistas registran una alta facturación con ellos: “No es verdad, no lo demuestran con datos”.

“Si desde el primer momento hubieran intentado trabajar con los taxis… pero es que entraron a destruir el sector. ¿Por qué no entraron directamente con el taxi?”, se pregunta Álvarez.

Leer más: Cabify descarta cambiar su sede de Delaware a España como prometió en 2018: “No hay ninguna ventaja fiscal”

El portavoz del colectivo recuerda las causas abiertas por los taxistas contra Cabify y Uber. A raíz de la última, la Fiscalía ha abierto una investigación contra Uber por presuntos delitos contra la Hacienda Pública y falsedad documental.

Otra anterior acabó con la presencia de Uber en Barcelona, que decidió salir de la ciudad al imponer el Govern la obligación de precontratar los servicios de los coches VTC con 15 minutos de antelación, una exigencia que Cabify ha sorteado, aunque el verano pasado la tumbó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

Álvarez también define la llegada ambas compañías a España como “una pesadilla” para el sector y pone el foco en las cuentas deficitarias que han venido registrando.

El pasado viernes, Uber reveló que ha perdido 1.800 millones en el segundo trimestre —no da cifras segregadas por países—.

Por su parte, Cabify, el primer unicornio español —su última ronda de financiación situó su valor en 1.400 millones de dólares (1.190 millones al cambio actual)— ha logrado que su negocio en España alcance la rentabilidad en 2019, registrando un beneficio neto de 2,7 millones de euros en el país.

Sobre todo, el portavoz de las dos asociaciones de taxistas remarca la desconfianza de su gremio hacia las dos compañías y rechaza que a los taxistas les interese hacer tratos con ellas. 

“Su modelo de negocio se basa en incumplir las normas que los demás seguimos”, dice. Y agrega con rotundidad: “¿Queréis quedaros? Trabajad como todo el mundo”.

Business Insider

Últimas noticias

Call Now Button