Cambios en el taxi de Valladolid con la nueva Ordenanza

M1-1407083431-kt1B-U5020270657703sH-624x385@El Norte

La entrada en vigor de la nueva Ordenanza del Taxi y del Área Territorial de Prestación Conjunta de los Servicios de Transporte Público de Autotaxi hace tres meses, ha conllevado una reducción media del 20% en el precio que los taxistas aplicaban a las rutas que realizaban a los pueblos del alfoz, dentro de la tarifa diurna no festiva.

Este descenso en el importe registra bajadas significativas, como las que se hacen en los trayectos al aeropuerto de Villanubla (que ha pasado de los 22 euros fijos a unos 14 con llegada o salida desde la Plaza Poniente), y de 14 a 10 euros en el caso de los desplazamientos de Valladolid a Laguna de Duero.

Esta reducción también afecta a los viajes entre Valladolid y Arroyo-La Flecha, que registra un precio medio de unos 8 euros cuando antes costaba 10. Una de las novedades en esta ruta es la libre circulación de taxistas de la capital y Arroyo.

La bajada del precio, sobre todo en la tarifa diurna número 1 no festiva, se debe a la aplicación del taxímetro, que supone abonar un importe más real para el cliente.

Respecto a este descenso de precios, el concejal de Movilidad y presidente del Área Territorial de Prestación Conjunta de Valladolid (ATPCVA), Luis Vélez, considera que «ahora hay unas tarifas más objetivas para los viajeros y, aunque benefician claramente al usuario, el sector también se verá favorecido porque habrá más gente que utilice el taxi. Serán más competitivos con otros medios de transporte».

Con esta opinión no coinciden muchos de los conductores de taxi. Alguno de ellos reconoce que el precio que aplicaban hasta hace unos meses se había fijado por el sector de la capital, pero «era autorizado por las corporaciones municipales anteriores y la Comisión de Precios de la Junta».

Por su parte, el edil Luis Vélez indicó que el Ayuntamiento de Valladolid, como gestor principal del área metropolitana no renuncia a establecer una tarifa fija entre los municipios y la capital, un sistema que no pone de acuerdo al gremio.

Novedades en las paradas

El 22 de mayo, el edil de Seguridad y Movilidad aprobó un decreto por el que aceptaba la propuesta de reordenación de varias paradas en la capital, tanto de autobuses como de taxi, que había elaborado el Centro de Movilidad Urbana.

Entre las novedades figura la supresión del punto de espera para los viajeros que los taxistas tenían en calle María de Molina, esquina con Plaza de Zorrilla, que se ha visto afectado por el cambio de hace un mes para la entrada de varias líneas de Auvasa, procedentes de Miguel Íscar. Estas rutas de autobús (3, 4, 6, 8 y 14) circularon durante tres meses por Claudio Moyano, y fueron modificadas tras las quejas de conductores, viajeros y peatones.

La supresión de la parada junto a Plaza Zorrilla, considerada por el gremio como «uno de los puntos de mayor recogida de viajeros en la capital», se ha hecho al estar cerca de la otra de la misma calle, frente al antiguo Cine Roxi.

Pero, según el Ayuntamiento, el motivo principal es la creación de una nueva parada de taxi en Miguel Íscar 13, que se situará junto a la acera derecha en dirección a Zorrilla y a escasos metros de la entrada del ‘parking’ subterráneo. El Consistorio deberá de realizar en pocos días las obras de adaptación y señalización para que puedan esperar taxistas y viajeros.

El número de plazas previstas será de 8, y los técnicos municipales han situado a los vehículos entre los espacios que quedan entre los árboles. Esta nueva parada se crea pensando que «en un futuro no lejano» desaparecerá el punto de taxi de Plaza de España que, tanto los taxistas como los conductores de autobuses creen problemático por la entrada de los camiones de frutas del mercado de la Marquesina.

Duque de la Victoria

El decreto del pasado martes 22 contempla además otros dos cambios en la reordenación. El primero afectará a la parada de taxis en Duque de la Victoria, que retrocederá unos metros para situarse antes de llegar a calle Regalado, y en frente de la sede de la Delegación Territorial de la Junta.

El segundo cambio afecta a la actual parada de la calle Gamazo, que se trasladará al otro lado de la acera, cercana con Plaza de Madrid. Este espacio de los taxis que se libera, con un longitud de unos 20 metros, se destinará a una reserva de estacionamiento para Personas con Movilidad Reducida (PMR) y contenedores de residuos sólidos urbanos. También se deja otro espacio para el aparcamiento de motocicletas (12) a la altura de Gamazo 1.

Según el decreto firmado por el concejal Luis Vélez, las modificaciones han sido trasladadas a las asociaciones de taxistas más representativas del sector, tal y como fija la Ordenanza. En el caso de la nueva parada de Miguel Íscar, se han tenido en cuenta los informes del Área de Urbanismo y del Servicio de Limpieza, respecto a los contenedores.

El Norte de Castilla

Últimas noticias

Call Now Button