Los hechos ocurrieron el pasado martes, sobre las 16.30 hora, cuando los agentes fueron alertados por una supuesta pelea. La víctima les manifestó que después de dejar estacionado su vehículo, un hombre se le había acercado exigiéndole dinero, a lo que éste se había negado. Tras esto, el sospechoso al parecer le habría escupido en la cara y propinado varios puñetazos y arañazos, teniendo que refugiarse la víctima dentro de un establecimiento comercial.