El Ministerio de Trabajo realizará inspecciones a Glovo, Uber y Deliveroo ante la entrada en vigor de la ley rider

El Gobierno da hasta el 12 de agosto a las plataformas de reparto para contratar a los ‘riders’

El próximo 12 de agosto finaliza el plazo concedido por el Ministerio de Trabajo a las empresas de distribución que utilizan el servicio de repartidores, para que regularicen la situación de sus trabajadores. Ante la falta de aclaraciones de muchas de las empresas implicadas, fuentes cercanas a la Inspección de Trabajo han destacado a OKDIARIO que a partir de la fecha límite comenzarán a producirse más inspecciones las empresas vinculadas con el sector como son Glovo o Deliveroo.

Entre las compañías afectadas se encuentran Glovo, Deliveroo, Uber e incluso Amazon, que será objetivo de la Inspección de Trabajo. A pesar de que algunas de ellas todavía no han dejado claro cuál será la alternativa que adoptarán frente al actual modelo, cierto es que varias de ellas ya han comenzado a dar pistas de cómo funcionará su modelo a partir de ahora o ya han comenzado a analizar distintas alternativas.

Glovo, por su parte, prevé mantener a cerca de un 80% de sus repartidores actuales en España como autónomos pese a la entrada en vigor en dos semanas de la llamada «Ley Rider», para lo que ha ideado un nuevo modelo de relación con ellos que en su opinión se ajusta a la normativa. Sin embargo, a tan sólo 15 días para que finalice el plazo, un alto porcentaje de los empleados de estas empresas continúan sin saber que sucederá con sus puestos de trabajo y desde distintas asociaciones ya han advertido de que si no se les contrata «tendrán que demandar a las empresas».

Alternativas

De acuerdo con la patronal Adigital, en España existen en torno a 30.000 empleados que trabajan en este colectivo. Tras la implantación de la ‘ley rider’ impulsada por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, las empresas se enfrentan a dos posibilidades principales a la hora de cumplir la nueva normativa.

En primer lugar la opción de contratar a los repartidores como empleados de la empresa o, por otro lado, contratar a una compañía de subcontrataciones especializada en la gestión de personal que sea quien se encargue de la plantilla de riders. Esta última es la opción por la que se decantaría Glovo, de acuerdo con fuentes cercanas a la compañía consultadas por este diario. Por el momento, el resto de compañías se han negado a especificar cuál será su opción final ante la ‘ley rider’ y defienden que están analizando todas las opciones para ver cuál es la mejor alternativa.

Hay que recordar que la norma es fruto del acuerdo que alcanzaron el pasado mes de marzo el Ministerio de Trabajo y Economía Social, CCOO y UGT y las organizaciones empresariales CEOE y Cepyme y afecta a las relaciones laborales entre las plataformas dedicadas al reparto o distribución de cualquier producto o mercancía y sus trabajadores, es decir, que no afecta sólo a las empresas de reparto de comida a domicilio como Glovo, Uber Eats o Deliveroo.

Críticas del sector

La norma fue recibida entre críticas por las asociaciones de repartidores. Así, la Asociación de Plataformas de Servicios bajo demanda (APS), que engloba a las principales plataformas de ‘food delivery’ en España, Deliveroo, Stuart, Glovo y Uber Eats, lamentó su aprobación de esta ley por la vía de urgencia y sin debate parlamentario.

«Lamentamos la aprobación, por la vía de urgencia y sin debate parlamentario, de un decreto que pone en riesgo el desarrollo de un sector que aporta más de 700 millones de euros al PIB español y que ha sido elaborado sin tener en cuenta a sus principales actores: restaurantes, plataformas y, lo más sorprendente, a los propios repartidores», denunciaron a través de un comunicado.

OK diario

Últimas noticias

Call Now Button