Huelga de taxistas de Madrid y Barcelona contra Uber y Cabify

Los taxistas de Madrid y Barcelona protestan este jueves con paros y manifestaciones contra las políticas de las administraciones públicas que afectan a su sector y que permiten la competencia de servicios de alquiler con conductor como los organizados por Uber y Cabify. En Barcelona se ha convocado una huelga parcial de 12 horas, mientras que en Madrid se dejará de prestar este servicio durante dos horas, de 11.00 a 13.00. Estas son las reivindicaciones y protestas previstas en las dos capitales:

1489647038_327126_1489662797_noticia_normal_recorte1

Barcelona

La protesta de los taxistas de Barcelona contra el intrusismo laboral ha arrancado a las 8.00 de este jueves y se prolongará hasta las 20.00. Doce horas sin taxis circulando por la ciudad. Además del parón, las organizaciones convocantes han anunciado una gran manifestación a pie, que ha comenzado a las 10.00 en el Arco del Triunfo y finalizará en la plaza de Sant Jaume, frente al Ayuntamiento y la Generalitat. «Los únicos taxis que harán servicios mínimos son los taxis adaptados, que prestaran servicio a las personas con movilidad reducida y no cobrarán», aseguran las seis asociaciones organizadoras, entre las que se encuentra Elite Taxi, Taxi Comanys, Stac, Anget, Paktaxi, Taxistas latinos unidos y Coopoperativa Insdustria del Taxi.

En las calles de la capital catalana no se ven apenas los colores negro y amarillo de los taxis, ya que el seguimiento, según las asociaciones que han convocado la huelga, ha sido generalizado. A primera hora, con piquetes informativos en las principales paradas (aeropuerto y estación de Sants) los huelguistas han conseguido que la mayoría de taxis participase en el parón. Los taxistas de Barcelona vuelven a poner a la ciudad en apuros al organizar una huelga para protestar contra el intrusismo laboral y la extensión de licencias de vehículos con conductor (VTC) a flotas que ellos consideran piratas. Después de que, hace dos meses, los taxistas organizaran una marcha lenta que colapsó las principales entradas de la ciudad, con el parón de 12 horas y la manifestación prevista para hoy los conductores quieren trasladar sus reivindicaciones a la alcaldesa, Ada Colau, y a la Generalitat.

Los representantes de los taxistas de Barcelona —que aseguran representar a 14.000 familias— han pedido disculpas a la ciudadanía por las molestias que pueda ocasionar su protesta con la que quieren trasladar «el peligro» al que su sector está sometido. «El transporte público está amenazado de muerte por los poderosos lobbies, que buscan la desregularización de la actividad del transporte de viajeros con conductor», explican en un comunicado. «El sector del taxi aporta a este país alrededor de 400 millones anuales, que se perderían en favor de estas multinacionales que tributan en paraísos fiscales y fomentan la precariedad laboral», añaden.

Madrid

Con lemas como «Manos arriba, esto es un atraco» y «No nos van a parar», unas 1.500 personas protestan en Madrid en una manifestación que ha partido a las 11.00 de la Plaza de Colón y que finalizará a las 13.00 en la sede del Ayuntamiento de Madrid, en Cibeles.  El ambiente está siendo, tranquilo, entre cánticos y el sonido de bocinas. Unos 25 taxis, uno de ellos de A Coruña, abren la protesta. En las calles del centro madrileño no se ven taxis operativos y se han registrado numerosos atascos.

La protesta de Madrid ha sido convocada por cuatro asociaciones de taxistas (Asociación Gremial del Taxi de Madrid —AGATM—, Federación Profesional del Taxi de Madrid -FPTM-, Asociación Madrileña del Taxi —AMT— y Élite Taxi Madrid). Junto a la marcha, también se está celebrando un paro en esta misma franja horaria, que se ha sentido especialmente el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas, donde los viajeros se han encontrado con la parada de taxis vacía.

Las asociaciones, que representan a 15.700 taxistas, reclaman a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena y a su concejal de Movilidad, Inés Sabanés, un cambio radical en su política con el sector y deje de favorecer la privatización del servicio mediante vehículos de alquiler con conductor (VTC) organizados por las multinacionales Uber y Cabify. “Cuando se hagan con el mercado impondrán sus tarifas que en el actual sistema están reguladas y consensuadas por Ayuntamiento y Comunidad de Madrid”, explica el presidente de la Asociación Gremial del Taxi de Madrid, Miguel Ángel Leal, a través de un comunicado.

Los representantes de las asociaciones insisten en que se trata de un colectivo integrado por autónonomos que no son privilegiados, sino «mileuristas», que se están adaptando las nuevas tecnologías y que trabajan cada día para dar un servicio de calidad. “Sabemos competir y lo hacemos cada día que salimos a trabajar”, defiende Felipe Rodríguez, presidente de la Asociación Madrileña del Taxi. El colectivo reclama al Ayuntamiento madrileño que ponga interés y voluntad política para que este servicio público siga en pie y no se vea derribado por la «competencia desleal» de servicios organizados por las multinacionales Uber y Cabify.

El País

Últimas noticias

Call Now Button