El consejero de Obras Públicas, Transportes y Vivienda del Gobierno de Canarias, Sebastián Franquis, ha anunciado hoy en el Parlamento de Canarias que su departamento llevó al último consejo de Gobierno una propuesta de modificación de las medidas preventivas para hacer frente a la crisis sanitaria originada por el COVID-19, para permitir que los taxis de las islas con mejores cifras pandémicas, en nivel de alerta 1 y 2, puedan ocupar todas las plazas en sus vehículos.

La propuesta de la Consejería fue aprobada y este mismo lunes se ha publicado en el Boletín Oficial de Canarias (BOC) para su inmediata entrada en vigor. De esta forma se da respuesta a una petición del sector que reclamaba una mayor disponibilidad en sus vehículos en consonancia con la desescalada iniciada en las islas a raíz del avance de la campaña de vacunación, ya que desde el inicio de la crisis sanitaria en 2020, los taxis sólo pueden transportar a un máximo de dos pasajeros por fila y a nadie junto al conductor, teniendo de esta forma limitada su capacidad de carga.

El consejero Franquis recordó que el pasado viernes, y con motivo de la Mesa del Transporte Terrestre de Canarias, ya comunicó a los representantes del sector del taxi la modificación aprobada en el consejo del jueves de las medidas preventivas para adecuarlas a la realidad actual, con un amplio sector de la población ya vacunada con la pauta completa y en plena recuperación económica de las islas. Para favorecer esta recuperación en el sector del taxi se ha considerado esencial permitir la ocupación de todas las plazas en estos vehículos en aquellas islas con mejores cifras en relación a la pandemia, en consonancia al resto del transporte público terrestre.

La propuesta de la Consejería de Obras Públicas, Transportes y Vivienda aprobada por el consejo, y consensuada con el sector, que publica hoy el BOC estipula que los vehículos de taxi y de arrendamiento con conductor en las islas en niveles de alerta 1 y 2 podrán ocupar todas las plazas en sus filas de asientos. Se introduce la salvedad de que el conductor, bajo su criterio personal, podrá dejar vacía la plaza de pasajero situada justo a su lado y permitir solo que se ocupen las filas del asiento trasero.

En las islas con peores cifras pandémicas y por tanto situadas en los niveles 3 y 4, se mantienen las restricciones que ya estaban en vigor, es decir, dos plazas ocupadas por fila de asientos y nadie al lado del conductor, como medida preventiva y hasta que la situación sanitaria evolucione favorablemente.

“Hemos tenido al sector muy presente en esta crisis sanitaria. A las primeras ayudas establecidas por este gobierno, se acogieron 3.136 taxistas, de 5.100 taxistas en Canarias, aproximadamente, con una partida de más de cinco millones de euros”, explicó el consejero Franquis, “hemos sido sensibles en todas las políticas de colaboración y ayuda hacia un sector enormemente castigado por la crisis sanitaria. A todo esto se suma la colaboración del pasado año, de un millón de euros, para el control de flota de los taxis en el conjunto de Canarias”.

Independientemente de la situación pandémica, en todos los niveles de alerta todos los ocupantes deben llevar mascarilla y se garantizará la renovación del aire: ventanas abiertas o sistema de toma de aire exterior. Tampoco se permite usar la función de recirculación de aire interior del vehículo.

Diario de Lanzarote