Los taxis eléctricos de Madrid podrán trabajar todos los días sin cumplir con el régimen de descansos

El Ayuntamiento de Madrid acepta esta modificación de la ordenanza del taxi a petición de dos asociaciones y rebaja las exigencias del uniforme de los conductores. Solo estarán obligados a llevar camiseta lisa, no oscura

Los taxis eléctricos de Madrid no estarán sujetos al régimen de descanso y podrán circular los siete días de la semana. El Ayuntamiento de Madrid ha accedido a modificar la ordenanza del sector del taxi que está a punto de terminar su tramitación a petición de dos asociaciones para “incentivar”, según el delegado del área de Movilidad y Medio Ambiente, que los propietarios de las licencias cambien sus coches por otros menos contaminantes. Hasta ahora todos los taxis en la ciudad estaban obligados a descansar un día de diario y otro el fin de semana.

“Solo el 0,2% del parque de taxis es eléctrico. Vamos a modificar el régimen de descanso para que puedan trabajar más horas”, ha expresado Borja Carabante en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que ha aprobado el proyecto de ordenanza atendiendo a 31 alegaciones aceptadas total o parcialmente de las 112 presentadas. La anulación del régimen de descanso que da vía libre a trabajar más horas fue una petición de la asociación madrileña del taxi y de mytaxi. La norma emprende ahora el camino al Pleno, donde se votará para su aprobación definitiva.

La ordenanza municipal va a echar a andar con pocas garantías: el Tribunal Superior de Justicia de Madrid anuló hace un mes el reglamento del taxi de la Comunidad de Madrid, planteado para poner fin a la huelga del sector en 2019, que duró dos semanas. La norma daba vía libre a la entrada de empresas -en un sector dominado por los autónomos-, la acumulación de licencias por parte de una sola sociedad o la amortización de los permisos.

El Ayuntamiento de Madrid también ha aceptado dar marcha atrás en una polémica cuestión que levantó al gremio por la ‘uberización’ del servicio. La redacción del anteproyecto obligaba a los conductores a seguir un “código de vestimenta para mejorar la imagen del sector” basado en llevar tonos oscuros y zapatos cerrados. Este artículo ha sido el que más alegaciones ha recibido, ha admitido Carabante, y el Consistorio ha tenido que acceder a rebajar las exigencias de uniformidad: ahora no deben llevar camiseta oscura, pero sí lisa.

El resto de artículos quedan como estaban. Los taxistas podrán poner precios cerrados máximos con descuentos –siempre que se precontraten– y reducir la oferta a la mitad si la demanda cae más de un 50, uno de los principales reclamos de los taxistas que se vieron deambulando por las calles sin clientes que llevar durante el confinamiento más estrictos y el verano pasado. Esta circunstancia excepcional, en todo caso, debe ser decretada por el Ayuntamiento siempre que se acredite una reducción de los clientes superior al 50% durante un periodo de dos meses. Entonces, las licencias pares prestarán servicio los días pares, y las impares el resto de días. En Madrid hay 15.723 licencias de taxi y 20.691 conductores dados de alta, de los cuales el 23% son asalariados.

eldiario.es

Últimas noticias

Call Now Button