Los taxistas tarraconenses trabajan para conseguir vehículos de siete u ocho plazas

En la ciudad hay 85 taxis de cinco plazas y media docena de furgonetas, pero estas están adaptadas para la movilidad reducida

taxi

Los taxistas de Tarragona están trabajando para operar en un futuro próximo también con vehículos de siete u ocho plazas. Hoy por hoy en la ciudad hay unos 85 taxis de cuatro plazas –cinco contante el conductor–, pero estas furgonetas para el cliente general no están disponibles. Sí que existen media docena, aunque son vehículos adaptados para personas con movilidad reducida. De esta manera, los taxistas tarraconenses ya han iniciado contactos con el Ayuntamiento con el fin de hacer factible este propósito, aunque no se llevará a cabo a corto plazo. Sea como sea, el objetivo es ofrecer un servicio que ya se puede solicitar en muchas de las poblaciones próximas, especialmente las más turísticas, situadas en la costa.

De momento, no está clara la posible fecha de inicio del servicio. «Este verano todavía no estarán listos, pero quizás el verano que viene podemos contar ya con algún coche más. Dependemos del Ayuntamiento a fin de que se pueda aplicar. Lo estudiarán, pero de momento no tenemos ninguna respuesta firme. Estas cosas van muy lentas», explicaba David Navarro. El presidente de la Agrupación Radio Taxi de Tarragona tampoco se aventuraba a decir cuántos taxis de siete u ocho plazas podrían empezar a trabajar a la ciudad: «Es complicado, depende del mercado. Lo dirá la oferta y la demanda». Sea como sea, los taxistas tarraconenses tienen claro que ha llegado el momento de apostar por este tipo de vehículos. «En Tarragona no nos podemos quedar atrás», avisaba Navarro, que añadía que «no puede ser que vengas de Salou con un taxi grande y para volver tengas que hacerlo con dos coches».

En efecto, Salou es uno de los municipios que cuentan con furgonetas que ofrecen el servicio de taxi. Alrededor, también lo hacen Reus, Cambrils, el Vendrell, la estación de alta velocidad del Campo de Tarragona. Este también es un servicio plenamente consolidado en Barcelona. «En todas partes  cada vez se piden taxis mayores. En Tarragona no hay quizás porque todavía no lo habíamos pedido o no se reunían las circunstancias», decía Navarro.

Los motivos que finalmente han llevado a los taxistas tarraconenses a trabajar para operar también con vehículos de siete u ocho plazas son diversas. Por una parte, la covid ha cambiado en menor o mayor medida la movilidad. Los taxistas de la ciudad se han visto afectados porque el asiento del acompañante se ha anulado con la pandemia y ahora tan sólo hay tres plazas disponibles. «Eso es muy determinante. Con las furgonetas la gente estaría más cómodo, yendo detrás y no con el taxista delante», indicaba Navarro, que apuntaba que, con los taxis grandes, ahora podrían llevar como mínimo a cinco pasajeros.

Por otra parte, los taxistas detallan que, cuando el próximo año ya esté operativo el nuevo muelle para cruceros en el Puerto de Tarragona, con los turistas habrá «un aumento de la demanda» de taxis, por lo que las furgonetas ayudarían a hacer frente. También tienen en cuenta que las furgonetas son medios muy utilizados por la juventud para ir o volver de fiesta, como ya pasa en lugares como Salou o Barcelona. Aparte de evitar que se pongan detrás del volante, «tocan menos euros por cabeza», razonaba Navarro.

Tarragona se mantiene un año más como capital de demarcación con las tarifas de taxi más cara en el Estado. De esta manera, ocupa el mismo lugar desde 2004. La bajada de bandera es de 3,50 euros entre semana, y de 4,70 los fines de semana.

diarimes.com

 

Tagged with:

Últimas noticias

Call Now Button