Más Madrid rechaza la aprobación de la nueva ordenanza del taxi al plantearse la “uberización” del sector

La aprobación de esta nueva ordenanza tendrá lugar este martes

taxi madrid

Más Madrid rechaza la “uberización” del taxi que plantea el Gobierno municipal a través de la nueva ordenanza, que este martes se aprobará previsiblemente en un Pleno extraordinario, porque “trata de imponer la desregulación” del sector.

El grupo municipal defenderá una enmienda a la totalidad y varias enmiendas parciales. La concejala Esther Gómez ha criticado en un comunicado que el “empeño del alcalde, José Luis Martínez-Almeida, en aprobar la nueva ordenanza, antes de que el fallo judicial que anula el Reglamento del Taxi aprobado por la Comunidad de Madrid sea firme, genera una inseguridad jurídica que dificultará la labor de los profesionales”.

“Los taxistas no van a saber si pueden o no atenerse a las modificaciones permitidas por la nueva norma pero que están prohibidas por la normativa autonómica”, ha argumentado Gómez, que además ha afirmado que la modificación del texto normativo “supone imponer la desregulación y uberización del taxi”.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) anuló el pasado mes de marzo el último Reglamento del Taxi aprobado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid en 2019 tras las protestas del sector ante la falta de regulación de las VTC. El TSJM estimó que el texto aprobado por el Gobierno regional sufrió cambios sustanciales a través de disposiciones adicionales después del trámite de información pública, ha indicado Más Madrid.

El grupo municipal defiende que, “por respeto al principio de buena administración, debería suspenderse el expediente de modificación de la ordenanza hasta que el fallo judicial que afecta a esta norma sea firme, más cuando la sentencia declara nulo el decreto de la Comunidad de Madrid que motiva la modificación de la norma municipal”.

Más Madrid también defenderá en el Pleno enmiendas parciales a la ordenanza, fruto de las reuniones con las principales asociaciones del sector. Van en la línea de “evitar que la nueva ordenanza incida en los puntos claves que podrían ser recurridos desde el día siguiente a su aprobación y que están pensados para liberalizar el sector del taxi, como ya pasa con las VTC”.

Las enmiendas parciales abordan la necesidad de eliminar la posibilidad de prestar servicios de taxi compartido entre diferentes usuarios cuando no comparten ruta e introducir el precio máximo cerrado para que la contratación previa de un servicio de taxi se realice en igualdad de condiciones, sea cual sea la plataforma de contratación.

A fin de garantizar el cumplimiento del régimen tarifario en los servicios en los que las tarifas tengan carácter de máximas, Más Madrid propone que el precio máximo cerrado se calcule en base a los parámetros utilizados a través de la plataforma TXMAD por el Ayuntamiento de Madrid.

Otra de las enmiendas parciales apuesta por la limitación de la convocatoria de eurotaxis al 6 por ciento de la flota total de vehículos autotaxi. Esta limitación se basa en que los taxis adaptados tienen un régimen de descanso que permite trabajar 120 días más al año dado que son vehículos más caros y que, por tanto, obtienen un mayor rendimiento.

“Sin embargo, permitir que todos los taxis fueran eurotaxis supondría una desregulación de los periodos de descanso. Del mismo modo, sería una competencia desleal en caso de aceptarse el servicio de taxi compartido, al contar con nueve plazas en lugar de cuatro”, argumentan en Más Madrid.

Se une la eliminación de la desregulación del descanso para los vehículos eléctricos por el mismo motivo y otra parcial para transformar la licencia por puntos en un sistema de puntos para el conductor responsabilizando de las infracciones al conductor en lugar de al propietario de la licencia.
Más Madrid rechaza la “uberización” del taxi de la nueva ordenanza, que “trata de imponer la desregulación” del sector

Otras enmiendas parciales pasan por ajustar la oferta de taxis en periodos de baja demanda, como ha ocurrido durante los últimos meses por la pandemia, y la introducción de una mención en el preámbulo sobre que el sector del taxi presta un servicio público de interés general.

La única enmienda de Más Madrid aceptada por el momento ha sido la relativa a la obligatoriedad de certificar que no se han cometido delitos sexuales ni contra la infancia para poder optar a ser conductor de taxi.

EUROPA PRESS

Últimas noticias

Call Now Button