Uber anuncia que volverá este mismo martes a Barcelona con más de 350 taxistas

Uber anuncia que el martes por la mañana arrancará otra vez en Barcelona. Es el tercer intento de la multinacional de San Francisco de instalarse en la capital catalana. Y esta vez, detalla a La Vanguardia Juan Galiardo, director general de la empresa en España, lo hará de la mano de más de 350 taxistas dispuestos a trabajar con su app. La compañía confía en superar estos días los últimos escollos administrativos.

“Aún estamos perfilando el modo de establecer el precio de la carrera”, dice Galiardo. Uber quiere hacer uso de la tarifa oficial 3, que permite fijar un precio cerrado de antemano, uno de sus grandes estandartes. Pero el Institut Metropolità del Taxi (Imet), el organismo público que regula el funcionamiento del taxi, dice que su software no se ajusta el sistema de tarifas oficial, que mientras no lo haga no le permitirá operar de esta manera.

 

“Si no solucionamos esta cuestión antes del martes –añade Galiardo–, y hasta que terminemos de realizar los ajustes correspondientes, el precio lo marcará el taxímetro. En noviembre ya hicimos la notificación previa para poder intermediar el servicio de taxis en Barcelona, tal y como marca el Imet”.

Uber no quiere demorar más su regreso a Barcelona. Pretende volver aunque sea adoptando la forma de una radioemisora muy sofisticada. Esta ciudad es una cuenta pendiente, un gran mercado que antes o después estará de nuevo lleno de turistas. Galiardo también destaca que en el verano del 2019, más de un millón de personas abrieron la app de Uber en Barcelona pensando que aún funcionaba.

Uber había dicho “hasta luego” a la ciudad pocos meses atrás, cuando el Govern, presionado por millares de taxistas, frenó su expansión con una normativa que restringe los servicios de los coches de alquiler con conductor, más conocidos como VTC. Uber había encontrado en los VTC una alternativa al desastroso intento de usar en Barcelona coches de particulares.

Negociaciones de última hora

La compañía aún está perfilando con la administración cómo se calculará el precio de cada carrera.
Y ahora, desde hace meses, Uber seduce a los taxistas del área metropolitana con muchos incentivos, como condiciones especiales para hacerse con un vehículo eléctrico. El del taxi es uno de los sectores más castigados por el virus.

Las principales asociaciones del ramo intentan convencer a los conductores de que estas propuestas son cebos. Que en cuanto Uber disfrute de una buena demanda recurrirá a los VTC y monopolizará el mercado. Muchos de los taxistas dispuestos a trabajar con Uber ven estos días cómo sus matrículas corren por muchos grupos de WhatsApp.

Uber repone que no recurrirá a los VTC durante sus tres primeros meses de funcionamiento en Barcelona, y luego tampoco lo hará siempre y cuando los taxistas pueda cubrir la demanda de su app de un modo satisfactorio, atender cada servicio en pocos minutos.

Más de 350 conductores no son muchos, pero sí suficientes para arrancar. En Madrid cerca de 2.000 taxistas trabajan con esta app desde hace un año y medio. Allí las autoridades son menos intervencionistas, y Uber fija los precios de las carreras solicitadas a través de su app.

Según Galiardo, estos taxistas madrileños, que también trabajan del modo tradicional, ganan el doble que los demás. “Hacen una docena de servicios cada ocho horas, el doble que cogiendo a la gente que levanta la mano por la calle”. La comisión de Uber es el 12% de cada carrera solicitada mediante su app.

lavanguardia.com

Tagged with:

Últimas noticias

Call Now Button